27 abril 2010 2 27 /04 /abril /2010 11:32

ESTRÉS E INFLAMACION INTESTINAL

 

Las personas con enfermedad intestinal inflamatoria (EII) piensan que el estrés puede causarles los síntomas y un nuevo estudio les daría la razón.

 

 

Un equipo de investigadores en Canadá halló entre 552 pacientes con enfermedad intestinal -monitoreados durante un año- que la probabilidad de sufrir un rebrote de los síntomas crecía cuando los pacientes se sentían especialmente estresados.

 

 

Los resultados, publicados en American Journal of Gastroenterology, respaldan lo que muchas personas con (EII) siempre creyeron.

 

Qué es Ell

 

La EII es un grupo de trastornos que se caracteriza por la inflamación crónica de los intestinos y síntomas como dolor abdominal y diarrea. Los trastornos más importantes son la enfermedad de Crohn (inflamación del tracto gastrointestinal que llega a expandirse desde la boca hasta el extremo del ano)  y la colitis ulcerosa.

 

Se desconoce la causa exacta de esas enfermedades, pero habría una respuesta excesiva del sistema inmunológico que lesiona el propio tejido intestinal. El estrés no produce la EII, pero es uno de los factores ambientales que podrían activar los síntomas en algunas personas.

 

Estudios previos habían demostrado que muchas personas con EII sentían que el estrés les agravaba los síntomas, pero existían pocas evidencias científicas que avalaran la afirmación.

 

Relación directa del estrés

 

"Esta es una de las primeras pruebas de que la percepción del estrés posee una relación directa con el curso de la afección", indicó el doctor Charles N. Bernstein, autor principal de la investigación.

 

"Proponemos que, a partir de éste y otros estudios, los médicos traten de identificar y manejar los problemas psicológicos y el estrés de los pacientes", sostuvo Bernstein, quien dirige el Centro de Atención y de Investigación de EII de Universidad de Manitota, en Winnipeg.

 

Los resultados surgen de 552 hombres y mujeres con enfermedad de Crohn o colitis, que respondieron cuestionarios cada tres meses durante un año para conocer sobre brotes sin síntomas, experiencias estresantes y estrés percibido, entre otras consecuencias.

 

En total, 174 pacientes padecieron brotes de síntomas tres meses después de un trimestre sin ellos.

 

El estrés duplica síntomas

 

El riesgo de sufrir un brote de síntomas se duplicó durante períodos con altos niveles de estrés percibido durante el trimestre previo.

 

El 52 por ciento de esos pacientes había experimentado un fuerte estrés en el transcurso del trimestre previo, a diferencia del 29 por ciento de los que no tuvieron síntomas.

 

·        Antibióticos, analgésicos e infecciones urinarias

 

Por otro lado, otros motivos a los que se atribuye el inicio de los síntomas de EII no se asociaron con esos brotes. Fueron el uso de antibióticos o analgésicos sin esteroides (aspirina e ibuprofeno) e infecciones (resfríos, neumonía e infecciones urinarias).

 

Fundamentos biológicos: hormonas del estrés activan bacterias

 

Hay fundamentos biológicos para creer que la respuesta al estrés dispara o agrava los síntomas de la EII, señaló el equipo.

 

El sistema nervioso simpático, que se activa con el estrés, actúa en el recubrimiento interno del colon y exacerbaría la inflamación. Existen evidencias de que las hormonas del estrés ayudarían a las bacterias nocivas a instalarse en los intestinos, lo que recrudecería los síntomas.

 

Si el estrés provoca los síntomas del EII, es posible que aprender a manejarlo mejor ayude a evitar los rebrotes. "Los pacientes con EII deberían conversar con el médico sobre el estrés", indicó Bernstein, quien agregó que “los médicos cada vez reconocen más su vinculación.”

 

 

FUENTE: American Journal of Gastroenterology,

 

Compartir este post

Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios

Compartir este blog Facebook Twitter Google+ Pinterest
Seguir este blog