Seguir este blog
Administration Create my blog
14 agosto 2010 6 14 /08 /agosto /2010 12:46

 

UN ALGA IDEAL: COMBATE COLESTEROL, ARTERIOSCLEROSIS,

ARTRITIS, GOTA Y OTRAS AFECCIONES

 

El alga Kombu es hipotensora y tiene marcado efecto antitumoral. Combate la arteriosclerosis, colesterol, artritis, flebitis, gota, cáncer, descalcificación, hernias, hemorroides, bocio, enfermedades de la próstata, anemia, dificultades para deglutir, afecciones pulmonares y circulatorias.

 

Los chinos también la usan para tratar el ácido úrico, la obesidad, la delgadez y el hipotiroidismo, debido a que recompone el equilibrio del organismo por su composición de nutrientes.

 

Propiedades

 

Depurador natural por su contenido de ácido algénico.

 

Fortalece los intestinos, facilita su absorción de nutrientes ; remedia la colitis.

 

Baja el azúcar en sangre.

 

Sus aminoácidos actúan como suaves estimulantes de las membranas mucosas y del sistema linfático.

 

Ataca la hipertensión.

 

Contribuye a recuperar el peso normal, tanto en la obesidad como en deficiencia del mismo.

 

Se recomienda para inconvenientes circulatorios.

 

Ablanda los alimentos.

 

 

Información nutricional

 

Es el equivalente de las verduras, pero con mayor contenido en sales minerales y oligoelementos; una cucharada de esta alga ofrece al organismo la posibilidad de mantener un correcto metabolismo celular.

 

Su cantidad de hierro es mucho más alto que las lentejas. Es rica en yodo, cobalto, magnesio, calcio (aporta más que la leche), fósforo y potasio.

 

Asimismo, es una importante fuente de proteínas vegetales; brinda todos los aminoácidos esenciales.

 

No posee grasas saturadas, por lo que no origina colesterol, ni residuos de antibióticos, pesticidas, ni hormonas de síntesis que son típicas de la carne.

 

Reúne una importante cantidad de vitamina E y provitamina A y betacarotenos, ácidos y alfa linoléicos. Todo ello hace que actúe contra el envejecimiento y proteja a la piel y mucosas de los radicales libres.

 

Cómo se prepara

 

Siempre hay que lavarla. Se suele conseguir desecada. Corresponde  remojarla antes de su consumo (media hora). Luego, debe cortarse en el sentido de su crecimiento.

 

Requiere una cocción de 30 minutos. Los especialistas aconsejan que se emplee con arroz, legumbres, sopas y pastas.

 

Fuente: Fundación Latinoamericana de Terapias Naturales.

 

 

 

 

Compartir este post

Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios