Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
23 abril 2012 1 23 /04 /abril /2012 12:24

TRASTORNO DE IDENTIDAD DISOCIATIVO: UN “YO”

CON DIFERENTES PERSONALIDADES

 

El diagnóstico es controvertido porque este trastorno muestra una o más identidades en la persona, cada una con su propio patrón de percepción y actuación según el ambiente donde ésta se halla.

 

Al menos dos personalidades dominan el comportamiento, olvido

Por lo menos se observan dos personalidades que asumen el control del comportamiento rutinario del sujeto.

Ambas personalidades se asocian, igualmente, con una pérdida de la memoria más frecuente de la que se considera normal. Responden a un  estado habitual de “tiempo extraviado o amnésico”.

 

·        Diagnóstico

El diagnóstico se obtiene a través de síntomas que no se relacionan con el abuso de sustancias.

La mayoría de los especialistas son escépticos en cuanto a la idea de que signifique un desorden mental, aunque no faltan quienes hacen hincapié en un delirio de orden cultural.

 

No es esquizofrenia

De ninguna manera se vincula con la esquizofrenia, si bien también ésta de caracteriza con una personalidad dividida, pero no es una calificación aceptada por profesionales a la hora de definir el  trastorno de identidad disociativo.

 

Factores y motivos

Interactúan varios factores. Entre ellos:

  • Un estrés insoportable, como  consecuencia de haber padecido abusos  en la niñez.
  • Quien tiene el trastorno no separa sus recuerdos,  percepciones o identidades del conocimiento consciente.
  • Se consolida y de manera sólida un desarrollo de la personalidad anormal producida antes de lograr una visión unificada del yo y de los otros.
  • Ausencia o insuficiente  protección y atención durante la niñez.

 

 

Casos normales, protección y tranquilidad brindada por adultos

No todos los chicos generan diferentes “yo” a pesar de sufrir abusos, pérdidas o traumas de alta consideración.

En razón de que  el  desarrollo humano requiere que los menores sean capaces de incorporar e integrar experiencias e informaciones complicadas, la carencia de este trastorno muestra que saben separar distintas percepciones y emociones y gracias a la protección y tranquilidad que les ofrecen los adultos ante situaciones de vulnerabilidad.

 

.

Síntomas: ansiedad, depresión, automutilación, suicidio, alcohol

Los síntomas asumen semejanzas con otros padecimientos psiquiátricos.

Aparecen la ansiedad, las alteraciones de la personalidad (similares a la personalidad esquizoide) y trastornos afectivos o epilepsia.

La mayoría de los pacientes experimentan depresión, ansiedad (dificultad para respirar, pulso acelerado, palpitaciones), fobias, ataques de pánico, alteraciones del apetito, estrés postraumático, más síntomas de enfermedades físicas.

Se dan con asiduidad episodios de automutilación o voluntad de suicidio.

Los pacientes en general abusan del alcohol o de otras drogas en oportunidades donde se delata su imposibilidad de control.

Los síntomas pueden ir y venir de modo espontáneo, pero el trastorno no se va por sí mismo.

 

 

Caos, alucinaciones

 

El trastoque de personalidades y la carencia de consciencia sobre el propio comportamiento tornan la vida caótica.

El enfermo sobrelleva alucinaciones; dadas las personalidades que interactúan en él, cree oír habitualmente conversaciones internas y las voces de otros individuos.

 

Signos característicos

  • Síntomas diferentes que ocurren en distintos momentos.
  • Inhabilidad  fluctuante para asumir tareas, desde la imposibilidad de trabajar hasta de cumplir las labores  hogareñas o rutinarias; la persona termina por no hacer nada,
  • Dolores intensos de cabeza  y otros síntomas físicos.
  • Distorsiones y errores en el tiempo, amnesia,
  • Despersonalización y desconocimiento de la realidad (sentimiento de estar separado de uno mismo y en un  medio que no le es real).

Este trastorno suscita en los afectados que oigan lo que otra gente les dice   cuanto han llevado a cabo,  pero no se acuerdan de nada.

Cumplen comportamientos que no recuerdan.

Llegan a descubrir objetos,  productos o manuscritos con los que no contaban o que no reconocen.

Acostumbran a referirse a sí mismos como  “nosotros”, “él” o “ella”. .

Es muy difícil que memoricen sus primeros cinco años de vida, ni tampoco lo que les ha acontecido entre sus 6 y 11 años.

Se preocupan demasiado por el autocontrol y el control de los demás.

Confunden el sueño con lo real. Realizan actividades y no las reconocen.

 

Tratamiento

Se necesita psicoterapia (algunos médicos practican hipnosis).para aliviar síntomas cuando no hay posibilidad de cura.

El tratamiento es arduo y emocionalmente doloroso. La persona puede adolecer de  muchas crisis emocionales, debido a acciones de sus personalidades y por la desesperación que les acarrean los recuerdos traumáticos en el transcurso de una terapia.

 

 

·        Hospitalización

A menudo se necesitan varios  períodos de hospitalización psiquiátrica para ayudar a la persona en etapas difíciles y operar directamente sobre los recuerdos que los atormentan.

La psicoterapia se extiende entre tres y seis años con una o dos sesiones semanales. Su propósito es integrar las personalidades en una única o lograr una interacción armoniosa de ellas que soslaye e síntomas.

La integración de las personalidades no siempre se consigue.

 

Pronóstico

Todo depende de los síntomas y características del trastorno,

Algunos individuos, junto con sus problemas de memoria e identidad, se vuelven ansiosos al revivir sucesos traumàticos.

En general el tratamiento los recupera completamente.

 

·        Inconvenientes psiquiátricos de gravedad

Otras personas poseen  adicionalmente trastornos psiquiátricos graves, como disociaciones de la personalidad de orden afectivo, alimentario y de consumo en exceso de drogas. Estos problemas se superan más lentamente, pueden surgir crisis, y el tratamiento no acaba siendo exitoso.

Lo acostumbrado es que el tratamiento reduzca los síntomas pero no la integración de las personalidades, sobre todo cuando los pacientes están gravemente comprometidos con otros sujetos que los acusan de haber incurrido en el abuso.

 

Fuentes: Instituto de Psiquiatría Biológico Integral (Asociación Argentina de Psiquiatría)

 

Nicolas Caparrós Sánchez, Madrid

Barlow, D.H. (2003) Psicopatología. Ed Thomson.

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios