Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
21 marzo 2012 3 21 /03 /marzo /2012 11:23

TODO LO QUE HAY QUE SABER SOBRE NEUMONÍA INFANTIL

 

Produce inflamación en el pulmón. Las causas obedecen en su mayoría a una infección bacteriana, vírica o por hongos.

Es una enfermedad respiratoria que rara vez ocasiona inflamaciones  neumónicas pulmonares no infecciosas, como las generadas  por aspiración del contenido gástrico.

 

 

Contagio, gérmenes que originan otras enfermedades

 

Se contagia por  vía respiratoria al inhalar los gérmenes que expulsan la tos y los estornudos de un adulto o un menor afectado por neumonía.

Los gérmenes que causan esta enfermedad también provocan otras afecciones: resfrío,  bronquitis y rinitis en portadores sanos. Por lo tanto, un chico con neumonía es posible que transmita la neumonía a otro, aunque a veces produce no más que una faringitis.

 

Riesgos

 

Cualquiera criatura puede contraer la neumonía, pero en algunas se observan mayores  riesgos.

Estos se dan en la prematuridad, ante una nutrición deficiente, escasa higiene, exposición pasiva al humo de tabaco, la concurrencia a una guardería con las defensas bajas y si el infante padece, además, otra enfermedad que perjudique su sistema inmunológico.

 

Síntomas

 

Dependen de la edad y del germen causante.

Los habituales son: fiebre, tos persistente, respiración rápida y dificultad respiratoria (se ven las costillas al respirar).

La  neumonía bacteriana aparece bruscamente, presenta  fiebre muy alta (superior a 38º C), mal estado general, dolor de costado en el niño mayor o dolor abdominal en el más pequeño. En general no se padece tos.

En cuanto a la vírica, los chicos tienen poca fiebre o ninguna, pero se acompaña de  tos, ruidos al respirar y moderado problema para respirar.

La vírica se asemeja a un resfriado bronquial, aunque  el pediatra al auscultar al pequeño, reconoce que existe una neumonía y confirma el  diagnóstico  con una  radiografía de tórax.

 

 

 

Tratamiento

El tratamiento está delimitado por el  germen causante.

La neumonía bacteriana responde muy bien al suministro de un antibiótico apropiado; la vírica requiere el control de la temperatura con antitérmicos, mantener una buena hidratación y un tratamiento de la tos.

 

Cabe destacar que si la tos no molesta al enfermo es preferible no cortarla, de modo que despida las  secreciones y termine por sí con síntomas de poca repercusión.

Si no es factible distinguir si es vírica es vírica o bacteriana, lo correcto es suministrar antibióticos.

 

Hospitalización

A una edad que no alcanza los tres meses de vida, se precisa una internación.

También cuando los niños reúnen menos de tres años y poseen una saturación de oxígeno inferior al 92%, con el agregado de la frecuencia respiratoria  superior a 70 e inconvenientes evidentes para respirar y alimentarse.

Se justifica, además, la hospitalización con más de tres años de edad frente  una mala oxigenación (menos del 92%) y una frecuencia respiratoria que supera 50 respiraciones por cada minuto.

 

La deshidratación es un factor grave y -en cualquier edad- se necesita el ingreso a un establecimiento asistencial, si el cuadro se acompaña de un mal estado general, nula respuesta al tratamiento ambulatorio y complicaciones vinculadas a una enfermedad de base, sumándose  derrame pleural más problemas sociales.

 

 

Duración de la neumonía

Si no es complicada y se ha suscitado por los gérmenes corrientes suele resolverse en diez días.

Si la enfermedad  es relativamente importante, lo recomendable es practicar una  radiografía de control de curación total tras unas seis semanas.

 

Secuelas

 

La generalidad de los casos logran una curación total. En ciertas circunstancias por la agresividad del germen o a raíz de un tratamiento inadecuado,  o una patología anterior, la neumonía es posible que cree destrucción bronquial.

 

 

Sin medidas preventivas específicas

 

Solo algunas neumonías se previenen con vacunas como las que se aplican contra el  neumococo y el Haemophilus influenzae.

 

Fuentes consultadas: pneumonia, Diccionario de eMedicine

Pneumococcal Infections

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios