Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
12 mayo 2012 6 12 /05 /mayo /2012 11:32

SOLEDAD: CÓMO ENFRENTARLA

PARA NO DEPRIMIRSE

 

La soledad es un tema muy complicado y en muchas oportunidades  lleva a trastornos psicológicos y físicos, además de somatizaciones; todo ello, no deja de ocasionar sufrimientos en la persona y hasta la caída en un estrés crónico.

 

 

Sus diferentes campos

 

Abarca diferentes campos: hay gente que se siente sola sin estar sola, y otra que se encuentra realmente muy sola y, en esta última instancia, existe un aspecto  interno específico de cada una, que no tiene que ver siempre con el entorno, sino también en cómo convive con “su interior”.

Al tratar de entender la aflicción que origina la soledad, hay que reconocer cuál es la dimensión del problema que la produce  y que obstaculiza la vida cotidiana;  debe comprenderse que si bien puede provenir del exterior, no se instala en el afuera y sí en el  “adentro”.

 

Encararla y terminar con ella

No hay que tapar el vacío con actividades que no son gratas, que se practican únicamente para no enfrentar el fondo de la cuestión.

 

·         Analizar su porque, presencia o ausencia familiar

 

En principio, es necesario analizar  cuál es su razón de ser y su grado de afectación, que no es la misma si un individuo vive solo pero tiene parientes  y se trata con ellos –aunque sea esporádicamente- como aquél que se ha quedado sin familia, y ya  sabe que no contará con el apoyo de ese contexto.

 

·         Cuando la soledad invade cada vez más

Además, la soledad no es posible curarla si se instala  “adentro”, crece cada vez más, y el sujeto le adjudica una importancia en continuo crecimiento dándole  para que lo influya diariamente.

No habría que dejar que esta situación suceda; más aún si se considera que los posibles amigos y familiares tienden a escapar de la angustia ajena y eso crea más daño.

No obstante, se dan  casos de “solos” que por orgullo no piden ayuda.

 

Actividades físicas que sobrellevan mejor la soledad

 

Es factible que la persona  no se acostumbre  a realizar actividades  de orden físico que contribuirían a su mejoramiento,  tales como: natación, yoga, relajación y  ejercicios aeróbicos, pasear, hacer compras o ir a un café para mirar en el televisor un deporte.

 

 

Miedo a acercarse a los amigos

 

 

Los solitarios reúnen otras circunstancias para afirmarse en su estado: carecen de amigos sinceros, o ignoran cómo aproximarse a ellos por miedo a la adaptación o a no ser aceptados.

 

Tomar conciencia de que mucha gente se siente sola

 

Hay “muchos solos” con graves perjuicios.

 

La gente que es propensa a desprenderse de su soledad  es la que  marca transiciones  con el fin de favorecerse.

 

Quien cambia y explora nuevas alternativas para sí mismo, en un comienzo se siente menos solo, mientras se integra a aquellos que comparten sus intereses y le aportan nuevos pensamientos.

 

 

Diferencia entre “sentirse solo” y “estar solo”

Existen millones de personas para relacionarse, el enfermo de soledad debe imaginar el último día en que estará solo y acercarse a los demás.

 

 

Hablar con gente conocida y escuchar

 

El contacto humano hace todo más fácil: desde hablar con la propia madre hasta con el diarero.

 

El solitario necesita abocarse a escuchar a los otros en lugar de hablar sin cesar de sí mismo. Nunca tiene que agotar las conexiones existentes.

 

 

·         Conocer gente nueva

Involucrarse en actividades de interés, es el mejor modo de conocer gente nueva, pero sin incorporarse con la idea de hacer amigos; basta con ir con cierta expectativa y sobre todo con la voluntad de disfrutar de todo lo que ocurra.

 

Lo ideal es concurrir a exposiciones, grupos religiosos o cuanto sea motivo de divertimento y donde  asista  bastante gente.

 

 

·         Tomar la iniciativa en las relaciones sociales

Iniciar una conversación con cortesía y sin avasallar ni  esperar que los otros la hagan. Es preciso recordar que es posible que los desconocidos se sientan atraídos a charlar o no; es un proceso largo y laborioso, en el que debe primar siempre el interés por los demás para que ellos, a la vez, se inclinen a conversar.

.

 

No permanecer encerrado y mantenerse ocupado

Encerrarse en la casa es lo peor. Cualquier cosa es más saludable que una mente encerrada.

Hay que salir a caminar, a leer un libro en un lugar público, o andar en bicicleta.

Disponer de tiempo y sentir miedo de probar algo nuevo induce a la soledad. Sin embargo,  hay que buscar aficiones y cumplirlas, se necesita superar el temor para introducirse en interacciones sociales.

 

Asimismo, ha que llevar a cabo  cuanto  guste y suba la autoestima.

Para evitar que un inconveniente deprima, se deben organizar comidas o reuniones agradables en compañía.

 

Fuentes consultadas. University of California en San Diego y de Harvard,

psicólogo de la University of Chicago John Cacioppo, experto  en soledad.

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios