Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
12 agosto 2013 1 12 /08 /agosto /2013 13:57

SÍNDROME DEL NIÑO SACUDIDO

 

Este síndrome es una forma grave de  maltrato a un bebé o niño por una sacudida violenta, muchas veces sin intención manifiesta pero que deja secuelas difíciles de remontar.

Basta que se aplique cinco segundos.

 

Lesiones y edad

Las lesiones suelen  observarse en chicos de menos de dos años; si bien también se presentan hasta los cinco.

 

Acción en el cerebro, daño permanente o muerte

 

Lo cierto es que al sacudir a  un bebé o a un niño pequeño, su cerebro rebota contra el cráneo, lo que origina hematoma cerebral (contusión), inflamación y presión.

Asimismo, las venas grandes ubicadas a lo largo de la parte exterior del cerebro es posible que se rompan; entonces, aparece un  aumento de presión junto con un sangrado profuso e hinchazón.

Esta última circunstancia conduce fácilmente a un daño cerebral permanente o la muerte.

 

Otros perjuicios

El sacudimiento es factible que cause otras lesiones en el  cuello, la columna y los ojos.

 

Cómo se produce esta modalidad de violencia contra el infante

 

En general, se tiende a zarandear a las criaturas –cayendo en la brusquedad- cuando su llanto (especialmente en los lactantes) se torna incontrolable y sin consuelo.

El error recae en sostenerlos por el tórax y menearlos con rudeza; así, se provoca  un mecanismo de desaceleración de la cabeza, con derivaciones de fracturas  vertebrales de las costillas, hemorragias intracraneales y averías oculares.

 

·        Retina

En el 80% de los casos surgen hemorragias retinianas, que son lo suficientemente elocuentes para que se sospeche de la existencia del síndrome frente a la falta de otro motivo.

 

Mayoría de lactantes

 

El síndrome ocurre sobre todo en los lactantes, quienes tienen una amplia desproporción entre el  tamaño grande de la cabeza con el resto de su cuerpo; se suma un tono muscular mínimo en el cuello que no los faculta para soportar el peso y las oscilaciones de la cabeza.

 

Dificultad respiratoria y efectos contraproducentes

Los niños padecen dificultad respiratoria.

Sufren alteraciones del centro respiratorio troncoencefálico y normalmente un edema cerebral; también hemorragias subdurales (derrame sanguíneo de la más externa de las tres capas de las meninges que cubren el cerebro), con pequeñas contusiones parenquimatosas (trauma craneano) y múltiples hemorragias axiales adicionales.

 

Causas, síntomas

 

La gran equivocación de los padres o cuidadores reside en su pérdida de control y frustración ante un llanto del menor, por lo que se enojan y lo sacuden para calmarlo.

Lo peor es si la cabecita golpea contra algo, aunque sea suave como una almohada o un colchón.

 

Constitución del cerebro infantil

Los ligamentos y músculos son débiles; el cerebro es muy frágil por no haberse desarrollado.

 

Desnucamiento

 

Una sacudida es suficiente para una modalidad de desnucamiento (hiperextensión cervical), semejante a lo que acontece en  accidentes automovilísticos.

 

Qué no es el sindrome

 

No es producto de saltos livianos, balanceos mientras se juega, ni se da por levantar al chico en el aire o trotar con él cargado en los brazos.

Tampoco se motiva por accidentes como caerse de una silla, rodar por las escaleras o derribarse en los brazos de alguien.

Las caídas de poca importancia llegan a veces a crear otro tipo de traumatismos que no revisten gravedad.

 

Síntomas

Los usuales, son:

  • Convulsiones (crisis epiléptica)
  • Baja de la  lucidez mental o pérdida del conocimiento.
  • Irritabilidad en demasía u  otros cambios en la conducta.
  • Letargo, adormecimiento.
  • No se sonríen.
  • Pérdida de la visión, sangrado por detrás de los ojos, desprendimiento de retina.
  • Paro respiratorio.
  • Piel pálida o azulada.
  • Carecen de apetito, comen deficientemente, vómitos.
  • Fracturas en las costillas.
  • No siempre se observan hematomas, sangrado o inflamación.

 

Primeros auxilios

Llamar al servicio de emergencias de inmediato y administrarle respiración artificial.

 

Medidas cuando vomita

  • En tanto no exista una dislocación de la columna, hay que voltear la cabecita hacia un lado, con el fin de que el vómito  no lo ahogue.
  • Si la columna se haya quebrada: girar con cuidado todo el cuerpo hacia un lado y de modo que se proteja el cuello para prevenir ahogo y aspiración.

 

·        Qué es lo que no debe

  • Levantarlo o sacudirlo para que despierte y no suministrarle e nada por la boca.

 

Prevención

  • Jamás sacudirlo al jugar o por enojo.
  • No cargar a un bebé cuando los padres entran en una discusión.
  • Si el bebé molesta, es aconsejable ubicarlo en la cuna, salir del cuarto y tratar de tranquilizarse.
  • Pedir la colaboración de un familiar o amigo, cuando el nerviosismo del adulto no permite ayudarlo.
  • Buscar apoyo profesional.

Fuentes: American Academy of Pediatrics: Committee on Child Abuse and Neglect

Cuadernos de Medicina Forense, EE.UU. El síndrome del niño sacudido

Carlos Santiago Uribe ,Abraham Arana Chacón,Pablo Lorenzana Pombo, Universidad de Valencia

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios