Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
27 febrero 2012 1 27 /02 /febrero /2012 12:29

SÍNDROME DE APATÍA: CARACTERISTICAS,  CAUSAS, DIIFERENCIA CON LA DEPRESIÓN

 

Es un síndrome neuroconductual complejo caracterizado por un déficit perseverante  de la motivación, tanto en el aspecto de la interacción completa con la propia conciencia, como en la atención, percepción e interacción con el medio social.

 

Lo usual es que presente  una baja de la  voluntad, del interés por las actividades y de la iniciativa, junto con una disminución de respuesta afectiva en lo que hace a sentimientos y emociones ante estímulos positivos y/o negativos.

 

Déficit emocional

 

Muestra un déficit emocional primario que no  sostiene ningún parentesco con la depresión ni con dificultades funcionales vinculadas a un declive cognitivo.

 

Síntoma y conducta

 

Puede considerarse como un síntoma o una dimensión de la conducta -con la inclusión de aspectos cognitivos y afectivos- que conducen a una reducción significativa de actitudes orientadas a un objetivo.

 

 

Demencia, Alzheimer y varias enfermedades neurológicas y psiquiátricas

 

La apatía resulta uno de los  síntomas neuropsiquiátricos asiduos en las demencias en general y, particularmente, en el Mal de Alzheimer.

Se asocia a varias enfermedades de origen neurológico como psiquiátrico: depresión mayor, esquizofrenia, traumatismos cerebrales, patología cerebrovascular y VIH/SIDA.

 

Características

No se encuentra registrada en las actuales clasificaciones diagnosticas internacionales.

Se manifiesta con criterios clínicos propios o como un síntoma dentro de otros síndromes.

Con menor frecuencia se da en forma pura o primaria.

A pesar de sus variables, no deja de constituirse en un trastorno importante para la salud pública.

 

·         Criterios clínicos propios

 

Pérdida de motivación relativa a un nivel funcional previo o al estándar funcional según edad y cultura:

1.      Disminución de la conducta dirigida a un fin con  alguno de los siguientes síntomas:


- reducción de productividad, de esfuerzo y de tiempo invertido en actividades de interés;
- ausencia de  iniciativa o perseverancia;
- alteraciones conductuales o dependencia ante actividades;
- disminución de la socialización y el ocio.

 

2.      Baja de la acción cognitiva hacia un fin

-falta de  interés general, de aprender nuevos conocimientos, vivir nuevas experiencias;.
-desinterés por uno mismo y de inconvenientes funcionales o de salud.
-escasa  importancia adjudicada a la socialización, recreación, productividad, iniciativa, perseverancia y curiosidad.

 

3.      Decrecimiento de la respuesta emocional asociada a la conductual:--afecto aplanado;
-merma o desgaste de la respuesta emocional ante eventos positivos o negativos;
-afecto inapropiado;
-abandono  de respuestas intensas

La pérdida de motivación no corresponde en estos casos a un déficit intelectual, alteraciones emocionales o  escaso nivel de conciencia.

Si la  apatía es atribuible a alguna de estas causas, se evalúa como  un síntoma dentro de otros síndromes como son la demencia, delirium o depresión, entre otros.

En las situaciones detalladas precedentemente, la alteración emocional no existe o es insuficiente para producir la falta de  motivación.

·         Circunstancias  clínicas y psicológicas causas de síndrome apático

-Demencia
-Esquizofrenia y depresión postpsicótica
-Patología lóbulo frontal
-Infarto frontoparietal derecho
-Infarto dela giro cingulado y /o áreas motoras suplementarias
-Abstinencia de cocaína /anfetaminas
-Enfermedad de Parkinson
-Inducción por antipsicóticos
-Perdida de estimulación ambiental: institucionalización, ausencia de roles
- Déficit sensorial, limitaciones motoras
-Hipertiroidismo “apático”
-Posible hiperactividad de serotonina

Apatía y demencia

La apatía demuestra un aparente empeoramiento cognitivo, mayor aislamiento social y una merma importante de funcionamiento en la vida cotidiana.

En la demencia dificulta la rehabilitación y tratamiento y se corre el riesgo de gran dependencia de otros y de institucionalización.

 

Tres dimensiones

Levy, R y Dubois, B en 2006 dijeron que se refiere a un aplanamiento emocional-afectivo, inercia cognitiva, déficit de pensamiento y de comportamientos autogenerados.

 

Alzheimer, estimulación ambiental

En el Alzheimer, hasta el 92% de los pacientes alcanzan a experimentar apatía, atribuyéndose en esta enfermedad como en la demencia, si bien con una menor tasa cuando se convive con el cónyuge, siendo la estimulación ambiental un factor provocador y/o de permanencia.

 

Alteraciones neuroquímicas, lóbulo frontal, depresión

La apatía presenta alta comorbilidad, sobre todo proveniente de alteraciones  de alteraciones neuroquímicas o estructurales del lóbulo frontal y la depresión. Por esto es imprescindible que un especialista diagnostique fehacientemente la apatía y un estado depresivo.

 

Diferencias con la depresión

La depresión puede causar apatía, aunque no todos los depresivos son apáticos ni todos los apáticos padecen depresión.

Hay que tener en cuenta que las opciones terapéuticas para tratar ambas dolencias  a veces suscitan efectos antagónicos...

 

Tanto el ánimo triste como los síntomas disfóricos (sentimientos de culpabilidad, pesimismo, autocrítica, desesperanza) y de anhedonia (incapacidad de experimentar placer) se hallan en la depresión pero están ausentes en la apatía(Tagariello P,2009).

 

Fuentes consultadas: 

Clarke D, Van Reekum R, Simard M, Streiner D, Conn D, Cohen T, Freedman M (2008). Apathy in Dementia: Clinical and Sociodemographic Correlates . J

Guimarães HC, Levy R, Teixeira AL, Beato RG, Caramelli P. (2008).Neurobiology of apathy in Alzheimer's disease. Ar Neuropsiquiatr; 66(2B):436-43
Marin RS: Differential diagnosis and classification of apathy (1990)Am J Psychiatry;147:22–30.
 Marin RS, Firinciogullari S, Biedrzycki RC. (1993). The sources of convergence between measures of apathy and depression. J Affect Disord .28:117–124.
Sociedad Española de Neurología

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios