Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
20 octubre 2013 7 20 /10 /octubre /2013 14:25

PUBLICIDAD EN CIUDADES SATURA EL CEREBRO

Y CREA PATOLOGÍAS

 

 

 

La saturación de  la publicidad en las calles de las grandes ciudades –promocionando un sinnúmero de productos- resultan  un exceso de información que sujetan al cerebro a un rebosamiento de datos, que acaban excediendo sus propios límites y ocasiona varias patologías.

 

Crisis epiléptica

 

Hoy se sabe que los anuncios propagandísticos callejeros ejercen efectos peligrosos en la salud de la gente, al punto de que originan crisis epilépticas, si bien otras razones también las producen más allá del poderío publicitario.

 

Contaminación visual

 

Los anuncios fenomenales crean lo que se denomina  “Contaminación Visual”: perturban la  visualización de las personas, mientras destruye la estética de un paisaje o localidad.

 

Trastorno neurológico

Según el neurólogo Edmundo Antezana, cuanto más avisos abundan, se desencadena un cuadro clínico en los individuos, a raíz de que todo ello se acumula en su cerebro; entonces, es factible que sufran algún  trastorno neurológico.

 

·        Epilépticos y crisis

 

Antezana no dudó en afirmar que solo alcanzan “unos segundos” para que los enfermos de epilepsia, al verse  recargados de cuadros publicitarios,  padezcan una crisis repentina.

 

·        Sistema nervioso

Se lesiona el sistema nervioso de los epilépticos y los aturde  justamente su exposición a tanto caos informativo.

Este tipo de contaminación acentúa  dolores de cabeza.

 

Urbes con cables, encierro, no se valoran cielo ni nubes

Por otra parte, los ciudadanos no llegan a apreciar el cielo y las nubes, algo tan básico que pierden por una prodigalidad  de cables que cuelgan en las principales urbes y en los departamentos, argumentó  el magister en Ciencias Ambientales, Éric Martínez Costas.

En consecuencia, viven una  experiencia de encierro y alteración del estado psicológico.

 

Limitación de la vista

 

 

Las reacciones de la vista son notables y soportan modificaciones a la hora de procesar las tramas publicitarias; la cabida cerebral  se limita, destacó en este aspecto  el psicólogo Marco Antonio Tapia.

 

·        Estrés y dolor de cabeza, alteración anímica

 

La alta cantidad de información  es un motivo de estrés y dolor de cabeza; pero mucha gente no se da cuenta que la contaminación visual es capaz de trastocar el ánimo, indicó  el citado psicólogo.

 

Accidentes por distracciones


Ciertos anuncios situados a lo largo de la calles distraen a conductores automovilísticos y peatones (gigantografías); dan lugar a choques u accidentes.

Las pantallas LED que iluminan una y otra vez, distraen, más aún cuando se presentan de forma continua;  obstruyen el paso de automóviles y peatones y damnifican  a la iluminación del alumbrado público.

 

Equilibrar elementos naturales y arquitectónicos

Es imprescindible garantizar el concepto de imágenes urbanas y equilibrar los elementos naturales y arquitectónicos que son de interés de la población.

·        Sin normas de publicidad externa, educación ambiental

En este sentido, la mayoría de los países carece de una socialización de normas sobre publicidad externa, ni las restringen con disposiciones y multas que den marco a una educación ambiental.

 

Reflejo de vidrios: el impacto en la visión

Los tonos, colores y brillos magnificados artificialmente en la publicidad, atiborran e interfieren en la salud de la visión.

Impiden la apreciación de elementos naturales básicos y lastiman los ojos, al igual que algunas edificaciones y cables de luz.


Talleres de soldadura eléctrica; daños irreversibles en niños



Hay verdaderos atentados a la salud visual, por ejemplo los talleres de soldadura eléctrica o de arco que se hacen en la vía pública. Sus efectos sobre los niños son inmediatos y permanentes por las radiaciones luminosas, ultravioletas e infrarrojas que promueven daños  irreversibles en la retina, si la mirada se detiene directamente en el punto de soldadura.

 

Vidrios como espejos

Por último, no se debe obviar el problema que suscitan los edificios con vidrios que reflejan la luz solar tal cual espejos enormes.

En especial en la tarde, todas las personas que pasan por el lugar tienen que soportar el fuerte reflejo de éstos.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios