10 diciembre 2012 1 10 /12 /diciembre /2012 11:02

 

PARASITOSIS: INFECCIONES Y GRAVES CONSECUENCIAS,

MEDIDAS PREVENTIVAS

 

Existen un sinnúmero de parásitos humanos que viven sobre o dentro del organismo  y al que le sacan gran parte o la totalidad de los nutrientes, ocasionándole  enfermedades y perjuicios.

Entre los parásitos más conocidos se encuentran los  protozoos, helmintos y artrópodos, que crecen en  ambientes patógenos e  infectan a las personas en contacto con estos espacios.

 

 

Principales víctimas: menores de cinco años

Los parásitos reúnen diversidad de tamaños, formas y características de supervivencia, y fijan una variedad de infecciones; las principales víctimas son los chicos de menos de cinco años de edad.

 

Jugar con tierra, llevarse objetos a la boca, manos sucias

Los niños que suelen jugar con tierra, que se llevan a la boca cualquier objeto y que no se lavan las manos antes de comer, son los más proclives a adquirir parasitosis del medio ambiente.

Así lo destacó Mauricio Castillo Barradas, gastroenterólogo adscrito al Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional La Raza, España.

 

 

Otras causas de parasitosis

Muchas veces los parásitos provienen  de alimentos, frutas y verduras regados con aguas negras o contaminadas con huevos de ellos.

 

Lavar, desinfectar, hervir alimentos

Las actitudes imprescindibles para no enfermarse son: lavar, desinfectar y hervir correctamente los productos alimenticios,  al igual que asear las manos antes de y  después de ir al baño o de probar algún alimento.

 

Las familias con niños  deben desparasitarse cada dos meses

Los chicos son propensos en demasía a infestarse de diversos parásitos que les originan daños generales y, particularmente en la mucosa intestinal, por la presencia de  helmintos y  protozoos.

Por esta razón, cuando se convive con criaturas, lo recomendable es que toda la familia se desparasite cada dos meses.

 

Gusanos, amibas, anemia, desnutrición, cansancio crónico

Los helmintos son gusanos como la lombriz intestinal y la tenia; en tanto, dentro del  grupo de los protozoos se hallan  las amibas, entamoeba histolytica y giardia intestinali.

Las amibas consumen en el intestino los nutrientes de los alimentos y no permiten que el cuerpo los absorba; de ahí, que gran parte de los niños contagiados se ven afectados por anemia, o desnutrición, además de observarse en ellos una imposibilidad para concentrarse junto con un  cansancio crónico.

 

Dolor en el abdomen, diarrea y neumonía

 

Cada parásito aporta una afección específica: dolor abdominal, diarrea y hasta neumonía, según el tipo.

 

Áscaris: pulmón, conducto biliar

La áscaris es probable que llegue hasta el pulmón o el conducto biliar, donde genera obstrucción.

 

Tenia: ojos, corazón, sistema nervioso central

La tenia, reconocida comúnmente como lombriz solitaria, toma  caminos distintos: es factible que emigre a los ojos, el corazón o el sistema nervioso central.

 

 

Parásito que más aparece: amiba y sus riesgos, disentería

La amiba es el parásito que con más frecuencia aparece y sus síntomas habituales son náusea, dolor abdominal, vómito y diarrea.

También produce la disentería amibial, que es diarrea acompañada de moco y sangre.

 

Desparasitar a los niños cada seis meses

Por todo lo expuesto precedentemente, es recomendable que los niños se desparasiten cada seis meses, mientras que ellos como sus progenitores tienen que limpiarse constantemente sus manos.

 

No automedicarse

Jamás hay que incurrir en el error de automedicarse.

Cada parásito precisa de un fármaco exclusivamente destinado para su tratamiento; no hay una medicación única para eliminar a la parasitosis en sus múltiples modalidades.

 

Cómo no contagiarse, asistencia médica inmediata

La higiene es elemental para contrariar cualquier contagio: un lavado responsable de las manos antes y después de ir al baño, limpiar y desinfectar con un perfecto lavado los alimentos y desparasitar a los miembros familiares e inclusive a las mascotas.

Ante los primeros síntomas, los pacientes necesitan atención  médica inmediata para que se encare una asistencia conforme al parásito que deteriora el cuerpo.

 

Otra fuente: Francisco López Fuerte, jefe del servicio de Gastroenterología del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional La Raza,


Compartir este post

Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios

Compartir este blog Facebook Twitter Google+ Pinterest
Seguir este blog