Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
19 enero 2012 4 19 /01 /enero /2012 10:37

OBESIDAD AUMENTA REFLUJO ACIDO Y RIESGO DE CÁNCER

DE ESÓFAGO

 

La prevalencia creciente de síntomas de reflujo ácido se observa en todos los países occidentales, afecta a ambos sexos, y se constituye en un riesgo para contraer cáncer de esófago.

 

 

 

Aumentó mundialmente 50% en última década

 

La epidemia de obesidad se expande mundialmente y el reflujo ácido, reconocido también como enfermedad del reflujo gastroesofágico (ERGE), e ha incrementando en un 50% en la última década.

 

El principal factor es la obesidad.

 

 

 

Reflujo

 

El alimento o el líquido  es devuelto por el estómago al esófago - que es el conducto comunicador de la boca con el estómago-, produciendo la regurgitación.

 

Esta acción acaba por irritar el esófago, además de causar acidez y otros síntomas.

 

A menudo se presenta sin sintomatologia después de las comidas.

 

En algunas personas, el reflujo se relaciona con problemas del esfínter esofágico inferior, una banda de fibras musculares que generalmente cierran y separan el esófago del estómago.

 

Si el esfínter no se cierra de manera adecuada, los alimentos y líquidos regresan al esófago y originan los síntomas.

 

Asimismo, uno de los últimos estudios al respecto le adjudica alteraciones en el sueño.

 

 

·        Síntomas

 

 

Se inflama el  tracto gastrointestinal. Da dolor estomacal y abdominal, náuseas, vómitos, calambres, diarrea, pérdida de apetito y desvanecimiento, siempre por exceso de acidez.

 

Un retorno del ácido estomacal, las enzimas y la bilis al esófago ejecutan daño en su recubrimiento. Esta situación genera sensaciones que normalmente se vinculan al ardor estomacal: ardor en la parte trasera del esternón y al tragar, vuelta del ácido estomacal o de los alimentos a la boca, sabor ácido en la boca.



 

Se asocia con adenocarcinoma de esófago interior

El  vínculo  estrecho que sostiene el reflujo  con los síntomas del adenocarcinoma del esófago inferior, se ve creciendo en incidencia en la actualidad con perspectivas de empeoramiento  futuro.

 

 

  • Características del carcinoma

     

El pronóstico suele ser “muy malo”.


Presenta disfagia (dificultad para deglutir) como primer síntoma pudiendo acompañarse de odinofagia (dolor al deglutir).

Los líquidos y la comida blanda son más fáciles de digerir,  no así las sustancias sólidas o voluminosas.

La progresión del cáncer trae dolor quemante la mayoría de las veces; asimismo, la voz aparece ronca y rasposa.

 

 

·         Síntomatología

El tumor origina náuseas, vómitos de sangre, regurgitación de la comida, tos y fiebre, inclusive neumonía. Su expansión desarrolla una fístula entre el esófago y la tráquea.

En fases avanzadas provoca ictericia, ascitis por metástasis en hígado, falta de aire y derrame pleural (metástasis en pulmón).

 

 

Necesidad de perder peso


Para reducir el peligro de sufrir ERGE y cáncer esofágico, se recomienda la disminución del peso.


Investigadores liderados por el doctor Eivind Ness-Jensen, del Departamento de Salud Pública y Práctica General del Instituto de Investigación HUNT de la Universidad Noruega de Ciencias y Tecnología, recopiló datos de cerca de 30.000 individuos que participaron en el Estudio de Salud Noruego de Nord-Trondelag de 1995 a 2009.

 

En ese periodo, la tendencia de personas con síntomas de ERGE aumentó en un 30 por ciento, y el número de los que tenían síntomas graves se acrecentó en 24 por ciento.

 

ERGE una vez por semana

 

Los pacientes que tenían síntomas de ERGE al menos una vez por semana llevaron a que la enfermedad trepara al  47 por ciento, en hombres y hombres, aunque los síntomas recrudecieron en gente de mayor edad.

 

 

 

Fármacos

El 98% de las personas  con síntomas más severos tomaban fármacos, frente al 31 por ciento de los que sufrían levemente.

 

 

 

 

Mujeres y propensión

Las mujeres con  menos probabilidades de  ERGE eran las mujeres menores de 40 años, pero fueron más propensas a la afección con el paso del tiempo; los síntomas graves se detectaron sobre todo en aquellas que contaban entre 60 a 69 años.


En las menores de 40 se verificó una desaparición espontánea de la sintomatología.

 

 

 

Estilo de vida, dieta

Lo más destacable es que el estilo de vida, la dieta y la obesidad suscitan el aumento de reflujo, comentó el doctor Daniel Sussman, profesor asistente de gastroenterología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Miami.

 

“La obesidad es lo que más contribuye”, agregó, dañando la calidad de vida y con el peligro latente de caer en un cáncer esofágico.



Otras fuentes consultadas:  

 

doctor Ronnie Fass, jefe del Servicio de Gastroenterología del Sistema de Salud de Asuntos Veteranos de Arizona del Sur, en Tucson.

 

Merry AH, Schouten LJ, Goldbohm RA, van den Brandt PA (2007). Body Mass Index, height and risk of adenocarcinoma of the oesophagus and gastric cardia: a prospective cohort study.

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios