Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
21 julio 2012 6 21 /07 /julio /2012 10:09

 

NUEVA DISCIPLINA CIENTÍFICA REIVINDICA A LA GENTE GORDA

Y PROMUEVE SU ACEPTACIÓN SOCIAL

 

Se acaba de presentar un nuevo tipo de estudio universitario y pionero que se ocupa de trazar el lugar que asigna la sociedad a la gente gorda y reivindica su posición en el entorno social, mientras rechaza términos despectivos y apela a que en este estado  no se pierda  la autoestima.

 

 

Rechazo a los términos obeso y pasado de peso

La persona gorda se opone decididamente a que se la califique de  “obesa” o “pasada de peso”, y más aún  las mujeres,  porque no dejan de sentir   cierto  “orgullo”, ya que aún los kilos de más no ocultan “sus curvas”.

 

La  nueva disciplina

Esta perspectiva es avalada científicamente; es así que científicos y profesores de Australia y Estados Unidos reunidos este mes en la Universidad Massey de Washington prepararon la primera conferencia que se dictará en Nueza Zelanda, con el fin de constituir una nueva disciplina sobre la obesidad que  se incorpore a diversas facultades y de ciencias políticas y promueva su aceptación social.

 

Quien ha estimulado la formación educativa en este aspecto es la estadounidense Cat Pause, quien se describe a si misma como “gorda” pero no admite otras denominaciones para ella injuriantes (por ejemplo, obesa).

 

Odio a los gordos

 

Los participantes de la  próxima conferencia han puesto como tema de debate: “El odio a los gordos y  a la izquierda en la época de la ‘epidemia de obesidad’” y “El papel del diagnóstico en la marginación de la corpulencia”.

 

Miedo y odio a la grasa

 

El individuo gordo siente miedo y odio a la grasa. Teme ciertas confrontaciones que se han vuelto naturales en la sociedad, al manifestarle usualmente que están mal de salud y que su cuerpo es enfermo, mientras lo habitual es que la persona en esta situación  conteste que no hace deporte y “solo come porquerías”, según explicó Pause.

 

Necesidad de aceptación social

La realidad es que hay sujetos más gordos que otros –añadió Pause- y su Fat Studies” remarca la necesidad de que la sociedad los acepte, en vez de juzgarlos y obligarlos a perder peso, siendo este último un aspecto que corresponde ser abordado exclusivamente por  una atención médica adecuada.

 

No a los insultos

El primer objetivo de Cat Pause, que ha llegado a tener 130 kilos, es “reapropiarse” de la palabra ‘gordo’, con el propósito de que no se use como un insulto, y puso como modelo a imitar la reivindicación de la comunidad homosexual tradicionalmente llamada “maricona”.

 

·         Orgullo de ser gordo

Ella habla del  “orgullo de ser gordo”, como existe el “orgullo de ser homosexual”, se resiste a que todo un sector económico presione para que los gordos bajen de peso, a la vez que aborrece su condición de “estar pasado de peso”.

Su estudio igualmente cuestiona que la comunidad médica convierta en una patología el hecho de tener kilos de más.

 

La industria que gira alrededor de la baja de peso

Por su parte, Andrew Dickson, profesor de la universidad de Massey, subraya que la industria que gira alrededor de la pérdida de peso se ha construido sobre la inseguridad de las personas gordas.

“Sabemos que un 95% de la gente que intenta perder peso fracasará. No podemos hablar por lo tanto de un sector económico dedicado a la pérdida de peso. Lo que venden son soluciones para tratar la ansiedad en torno al peso”, señaló en un informe.

Dickson mencionó  que habiendo bajado de 130 a 80 kilos y luego incrementado su peso a 100 kg.  se piensa a sí mismo “en forma”, a partir de carreras, dietas y consumo de medicación, si bien las estadísticas lo siguen ubicando como obeso.

 

Hígado, páncreas

Advirtió, por otra parte, Elaine Rush, nutricionista de la Universidad Tecnológica de Auckland, en TVNew-Zealand, que no se trata únicamente de ver lo que se pesa de acuerdo a la talla  sino de cuánto sucede con el hígado y el páncreas en puntos no visibles.

Además, una australiana de 40 años que participó del encuentro, Kath Read,  se mostró escandalizada por la maldad de las reflexiones de orden social y dijo que diariamente cualquier desconocido le formula al sujeto gordo una grosería, tanto sean adolescentes  como hombres de traje y corbata o mujeres de su misma edad, todos ellos en apariencia muy respetables.

 

 Discriminación alentada por gobiernos

 

La discriminación de los gordos es alentada por los gobiernos mientras lanzan campañas contra la obesidad y  mantienen leyes contra el racismo y el sexismo, coincidieron los interesados en la temática en el informe universitario aludido.

Cat Pause insistió a favor de la autoestima y dijo que en lugar de referirse la sociedad a kilos de más, correspondería que comprenda que una persona gorda también es sexy.

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios