Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
28 diciembre 2011 3 28 /12 /diciembre /2011 11:28

 

LOS ENOJOS: CANALIZARLOS SIN AGRESIVIDAD

NI VIOLENCIA PARA LA SALUD DEL CORAZÓN

 

Es aconsejable exteriorizar los enojos, pero sin agresividad ni violencia; reprimirlos, perjudican la salud cardiovascular y sobre todo en el sexo femenino.

 

 

 

Ira y salud del corazón

 

Una canalización inadecuada de circunstancias o hechos externos que lastiman, provoca un malestar emocional que puede despertar la ira y, consecuentemente, una lesión cardíaca, de acuerdo a investigadores de la UNED.

 

 

Irritación: respuesta natural del ser humano

 

Ciertas experiencias personales y acontecimientos ajenos causan una respuesta natural: la irritación.

 

Los investigadores de la UNED descubrieron que la represión de la ira, sin manifestarla y simultáneamente resguardándola,  produce en las mujeres mayor cantidad de inconvenientes cardiovasculares.

La alta tendencia observada en ellas  de negar o guardar la ira origina una gran incomodidad de orden emocional, la adopción de malos hábitos de salud, más síntomas nocivos contra el corazón.

 

 

Cómo afecta la ira y sus características

 

La revista Psicothema publicó el estudio de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED),  que se ocupó de analizar tres modos de encarar la ira en la población femenina: interiorizada, exteriorizada y controlada, más sus problemas cardiovasculares  

 

Las participantes de la evaluación fueron mujeres de una edad media de 35,4 años y totalizaron  327. El 36% trabajaba,  el 22% estudiaba, el 12%, estaba constituido  por amas de casa y el 3% restante no contaba con empleo.

 

 

·        Relación de la ira con el corazón


La ira es un estado emocional  de intensidad variable que va desde la irritación hasta la furia.

El nuevo estudio se detuvo por primera vez en la forma de expresión de la ira y en las facultades de controlar las reacciones en las mujeres, que nunca antes habían sido examinadas como los hombres con las derivaciones en problemas coronarios.

 

 

La importancia del control

El control de la ira y los enojos amortiguan los efectos negativos en la salud coronaria.

Para arribar a esta conclusión, la UNED agrupó a las mujeres  en un abanico de escalas: aquéllas que daban cuenta de su ira, las que presentaban molestias emocionales  y perjuicios cardiovasculares y las que adoptaban actitudes preventivas.

 

Las voluntarias fueron sometidas a una batería de preguntas y 218 se predispusieron a que las mismas indagaciones se las realizaran pasado un año de la prueba inicial.

 

 

Hablar de la ira, pese a riesgos de hipertensión y secreción de adrenalina

 

La revelación del trabajo investigativo fue el siguiente: es recomendable “decir” la ira y no interiorizarla,  pese a que se vincule con mayores niveles de presión sanguínea, de frecuencia cardíaca y más  secreción de adrenalina (entre otras reacciones fisiológicas).

 

La  recuperación de los desniveles es más rápida que si se atenaza la ira y no se “habla” de ella.

 

 

Consecuencias de la represión

 

La represión de la ira y de los enojos hace que éstos perduren mucho más tiempo, por lo cual toda reacción posterior es más intensa, justamente porque los sentimientos se prolongan y acaban ocasionando una y otra vez alteraciones fisiológicas.

 

 

Límites para dar cuenta de los enojos

Siempre hay que verbalizar sin comportamientos agresivos ni violentos.

Desde el aspecto de la salud cardiovascular, es imprescindible no caer en estas conductas; controlar el enfado es fundamental, de modo de emitir expresiones emocionales “controladas” que no atenten invariablemente contra el corazón.

Fuente: Ana M. Pérez-García, investigadora del departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológicos de la UNED, España.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios