Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
7 febrero 2013 4 07 /02 /febrero /2013 12:25

 

LOS CHICOS HIPERACTIVOS SON RECHAZADOS; LOS ADULTOS TIENEN MAYORES CONFLICTOS DE CONVIVENCIA

 

Los niños con hiperactividad suelen sufrir rechazo y aquellos que se caracterizan por una excesiva falta de atención también son ignorados, cuando en la mayoría de los casos no tienen un componente de perversión o maldad y suelen ser simpáticos y agradables.

Así lo ha manifestado el doctor Javier Correas Lauffer, jefe de Psiquiatría del Hospital de Henares de Madrid, al brindan una charla comunitaria en esta ciudad sobre la evolución de pequeños, adolescentes y adultos con trastorno del déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

 

Abordaje multidisciplinario, detección precoz

 

Indicó que lo fundamental es un tratamiento multidisciplinar con la participación de neuropediatras, psiquiatras, pediatras en general, médicos de familia y psicólogos clínicos, que actúen tanto en la detección precoz como en la aplicación inmediata de las metodologías adecuadas para mejorar al enfermo de acuerdo a sus condiciones particulares.

 

·        Muchos adolescentes sin diagnóstico

Entre los 14 y 18 años informó que existe un gran número de pacientes que no fueron diagnosticados en la infancia y requieren apoyo psicológico o directamente asistencia psiquiátrica.

 

Ansiedad, depresión, comportamiento

Hay que abordar  todas las patologías comórbidas, como la ansiedad, la depresión y los desvíos de conducta, que no surgen solo en la infancia sino igualmente en  la adolescencia y adultez.

Las familias normalmente no están bien encaminadas, aunque dispongan de algún conocimiento respecto al trastorno.

 

Similitudes y diferencias entre pacientes, necesidad de estímulo afectivo

 

Ningún paciente reacciona con una buena respuesta cuando no recibe estímulo afectivo.

Se observan dos grupos de chicos, en unos predomina la inatención y en otros la hiperactividad.

En cuanto a los adultos, al explicárseles que padecen de TDAH, en general experimentan que al fin se los comprende y ven aliviados sus sentimientos de culpa que han venido arrastrando durante su vida.

Otros, en cambio, lamentan los años perdidos por no haber sido diagnosticados con anterioridad, lo cual les hubiera evitado no haber concluido determinados estudios, haber atravesado por despidos laborales y problemas de pareja, entre otros inconvenientes.

 

·        Núcleos basales involucrados con el movimiento

Los núcleos basales cerebrales conectan al lóbulo frontal por intermedio de redes que actúan sobre los procesos  de atención e inhibición, que son los que más se resienten.

 

Cómo debe ser la terapia

En principio corresponde que los pacientes de distintas edades comprendan lo que les sucede y que sepan que con un tratamiento farmacológico y psicoterapéutico dispondrán de apoyo para eliminar las problemáticas que se les presentan.

 

·        Medicación

La medicación es la misma para todas las etapas de la vida. Se destina, ajustando las dosis, ya que los requerimientos  pueden cambiar a  los 14 años como a partir de los 18.

 Los tratamientos son más específicos para el adulto, avalados por documentación científica.

Lo ideal es que todos los pacientes cuenten con un tratamiento combinado: psicoterapéutico y farmacológico (los remedios controlan el ejercicio cerebral de la dopamina.)

Los adultos llegan a la consulta habitualmente con desesperación; los menores preguntan más cuánto tiempo les implicará la terapia.

 

Las afecciones propias del trastorno

En estados leves, cuando la exigencia externa no los desborda, el trastorno se da únicamente en ciertos momentos y se contrarían en demasía cuando el nivel de apremios  externos es muy alto.

Otros pacientes sufren una disfunción continua, desde que se levantan hasta que se acuestan, como consecuencia de múltiples exigencias y un notable déficit para encararlas.

 

No hay componente de perversidad

En la mayoría de los niños, jóvenes y adultos con TDAH no se detecta perversión; por   el contrario, son agradables en el trato cotidiano y se desenvuelven con simpatía.

 

Conductas impulsivas por ausencia de tratamiento, abuso de sustancias

Si no se administra un tratamiento en la infancia y adolescencia, es muy probable que se desarrollen conductas impulsivas de magnitud y que se prolonguen en la adultez.

Entonces, es factible que prepondere el abuso de sustancias.

Estos pacientes buscan riesgos y novedades para compensar la hipofunción dopaminérgica de forma basal. Pretenden no aburrirse sin medir los costos y caen en otra adicción, como lo es el juego.

A lo largo de la edad adulta la hiperactividad va disminuyendo.

 

Dificultades en las relaciones sociales en infancia y adolescencia

Lo común en los niños hiperactivos es que sean rechazados por el entorno social, mientras que a los inatentos se los ignora. A ambos grupos les cuesta sostener relaciones sociales gratas.

En la adolescencia mejoran sus vínculos sociales, si consiguen disminuir la hiperactividad y la impulsividad.

Los que reducen la falta de atención, ganan en espontaneidad y, creatividad (apenas incurren en alguna  explosividad), que les permite socializarse mejor.

Evolucionan bien en la medida en que han sido tratados precozmente.

 

Comportamientos de los adultos, conflictos laborales y de pareja

En la adultez se complica la convivencia directa, en las actividades laborales y en la pareja. Las relaciones sociales no se califican como malas, pero las contrariedades se establecen con la gente con la que se convive: compañeros y superiores del trabajo y sobretodo con la pareja.

 

·        Características generales del TDHA

Carencia de atención, descuidos que llevan a cometer errores, imposibilidades para  organizarse y planificar tareas y evasión de obligaciones que suponen un esfuerzo mental.

Los pacientes son distraídos, olvidadizos, acostumbran a extraviar objetos y viven ensimismados en su mundo pareciendo que no escuchan a su entorno.

Tras este término, se oculta en la minoridad una de las principales causas de fracaso escolar con bajo rendimiento académico.

Otra fuente consultada: Asociación Americana de Psiquiatría

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios