Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
19 abril 2012 4 19 /04 /abril /2012 11:40

 

LAS MANOS Y LAS UÑAS SABEN DEMOSTRAR LA PRESENCIA

DE ENFERMEDADES

 

Tanto las manos como las uñas pueden indicar el estado de salud de las personas a través de manchas, inflamación en los dedos y cambios de formato y color en las uñas.

 

 

 

Manchas rojas en las palmas de las manos

 

Son signos que muestran que se puede estar padeciendo un eritema pulmonar a causa de ciertas enfermedades hepáticas como hígado graso. Así  sucede  a raíz de que el hígado  -en circunstancias en que no logra eliminar desechos de modo eficaz- produce una abundante circulación de hormonas que dilatan los vasos sanguíneos de las extremidades.

 

Por supuesto que las manchas no son motivo de alerta cuando se hacen trabajos forzados con las manos y en especial con las palmas, como en tareas  habituales de jardinería u otras diligencias que requieren una profunda y permanente dedicación,.

 

Además, no deben ser motivo de preocupación en embarazadas porque las palmas rojas en este estado son absolutamente normales.

 

 

 

Dedos hinchados, gruesos y rígidos e hipotiroidismo

 

Una comida salada crea como reacción la hinchazón de los dedos de las manos.

 

Pero si permanece una dificultad en calzar anillos en dedos que se vuelven gruesos y rígidos, es factible que responda al hipotiroidismo, que es una generación escasa de hormonas reguladoras del metabolismo que impiden el buen funcionamiento corporal por poca actividad de las tiroides.

 

Cuando el metabolismo  demora en desenvolverse  apropiadamente, su reacción típica es incrementar el peso y retener líquidos.

 

En estas situaciones se requiere  un chequeo de tiroides, aunque nunca deja ser necesaria la práctica de ejercicio físico y la adopción de una dieta sana.

 

 

 

Uñas empalidecidas

 

Pueden indicar la presencia de algún grado de anemia si las uñas –luego de presionarlas con suavidad – tras un minuto se mantienen blancas y no consiguen tornarse rosadas.

 

La blancura muestra la falta de hierro, la carencia de suficientes glóbulos rojos en la sangre.

 

Hay que acudir al médico, quien prescribirá la medicación y la dieta adecuada, es decir el consumo de alimentos ricos en hierro, de modo de curar la enfermedad.

 

 

Yemas de los dedos azuladas o grisáceas

 

Si las yemas tienen un color gris, o azul tendiente al verde, es factible que signifique un trastorno circulatorio llamado Síndrome de Raynaud, que produce espasmos temporales y repentinos en los vasos sanguíneos y en las arterias.

 

Estas últimas se estrechan, limitan el flujo de la sangre a las manos y a los dedos con una consecuente disminución de la labor  circulatoria.

 

 

  • Manos frías

 

La sintomatología se caracteriza por contar con manos frías, puntas de los de dos entumecidos y azulados. El Raynaud perjudica a entre el 5 y el 10 de la población mundial, es más frecuente en las mujeres que en los hombres y se agudiza con el frío.

 

Asimismo, el estrés es una de las razones de esta condición.

 

Se aconseja no tocar hielo con las manos desnudas, ni nieve, y evitar que las manos se sometan a cambios bruscos de temperatura por lo que se recomienda el uso de guantes siempre que la temperatura sea baja.

 

 

 

Rayas rojas debajo de las uñas

 

Conocidas como  “hemorragias en astilla”, aparecen pequeñas rayas rojas o marrones debajo de las uñas, que son zonas de sangrado que pueden exteriorizar una infección en el corazón o en la sangre.

 

Las pequeñas astillas corren hacia la misma dirección de crecimiento de las uñas y quedan atrapadas en ellas por una hemorragia que se opone al flujo sanguíneo normal de los capilares (localizados debajo de las uñas).

 

Ocurre ante algunas infecciones que son diagnosticadas y tratadas por un profesional médico.

 

Infecciones

Las infecciones son múltiples. Basta con quitar o friccionar la piel por detrás o los lados de la uña de una forma crónica, muchas veces esta costumbre obedece a problemas psicológicos.

Una exposición en exceso a la humedad o la continua aplicación de esmalte, es posible que pelen y descascaren las uñas y ellas adquieran fragilidad.

 

Los hongos o cándidas provocan cambios en la textura, la forma y el color de las uñas.

Una infección bacteriana genera dolor debajo de las uñas o en la piel circundante; las infecciones graves hacen que las uñas se caigan.

Las verrugas virales suscitan cambios en el formato de las uñas y su encarnación,

 

 

Fuente:Kevin Berman, MD, PhD, Atlanta Center for Dermatologic Disease, Atlanta,

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios