Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
25 marzo 2012 7 25 /03 /marzo /2012 11:01

LA HORMONA DE LA FELICIDAD NOS VUELVE AGRESIVOS

CUANDO NO COMEMOS LO SUFICIENTE

 

Se acaba de descubrir una asociación entre la “hormona de la felicidad” o serotonina, y la impulsividad y/o actos agresivos, destacándose que estas actitudes aparecen y/o se afianzan cuando la gente se somete a dietas que no cubren las necesidades corporales, posterga los horarios para comer o suprime comidas.

 

 

Ansiedad, sueño, conductas alimenticias y sexuales

La serotonina, que surge por el aminoácido o molécula orgánica cerebral, regula las funciones  neuroendocrinas y cognitivas.

 Asimismo, ejerce un importante rol en el estado de ánimo; si es escasa  provoca ansiedad, problemas para dormir, conductas alimenticias inadecuadas e incapacidad para relaciones sexuales satisfactorias.

 

 

Enojo, impulsividad

Ahora se sabe que también –dentro del ámbito del sistema nervioso- influye en la inhibición o no del enojo y de la impulsividad, de acuerdo a un nuevo estudio de la Universidad de Cambridge.

.

Es así que bien puede vincularse a la serotonina con ciertos comportamientos que se asumen en los entornos sociales.

 

 

Cuando no se come

 

La investigación demuestra que una poca cantidad de dicha hormona lleva a que las personas se tornen agresivas cuando no han comido.

Esto responde a lo siguiente: la serotonina se obtiene en grados suficientes a través de los alimentos con una dieta equilibrada.

 

 

 

Reacciones ante situaciones injustas

 

 Los investigadores bajaron los niveles cerebrales de serotonina en voluntarios sanos durante un corto periodo de tiempo y manipularon su dieta.

Luego, pusieron en práctica “el juego del ultimátum”, planteándoles situaciones  injustas, con el fin de observar cómo reaccionaban con los  niveles de serotonina disminuidos.

 

·        Prueba de interacción por sumas de dinero

El juego consistió en que dos partes interactuaran una única vez y de forma anónima.

El primer jugador debía proponer la división de una suma de dinero con el segundo. Si éste último rechazaba la oferta, nadie obtenía nada; en cambio, si la admitía, el primer jugador lograba su cometido y el segundo conseguía el resto.

Lo usual, con una serotonina normal, es oponerse a las ofertas de menos de un 20/30% de la suma total de dinero en juego, incluso cuando la negación implique ninguna ganancia.

 

 

Actitudes con baja serotonina

 

Pero, con grados de  serotonina más bajos de lo normal, la tasa de rechazo de las ofertas injustas aumentó  hasta el 80%, sin que a los participantes les preocupase la pérdida de la recompensa, por pequeña que fuera.

No dieron cuenta de ningún cambio de humor, ni llevaron adelante una valoración de la recompensa, ni se mostraron inhibidos.

 

 

Decisiones cotidianas,  dieta y estrés

Estos resultados insinuaron que la serotonina es primordial en la toma de decisiones en ámbitos sociales y que permite mantener controlada la impulsividad, según la  neurocientífica Molly Crocket.

Agregó la experta que “los cambios en la dieta y el estrés pueden generar una fluctuación de los niveles de serotonina, por lo que resulta importante comprender cómo estos cambios pueden afectar a nuestras decisiones cotidianas”.

 

 

Consumo de triptófano permite serotonina óptima

 

Para disponer de la cantidad óptima de serotonina en el cerebro hay que consumir  triptófano, que es un aminoácido esencial en la nutrición humana y estimulador de la  liberación del neurotransmisor.

 

·        Alimentos que lo contienen y aportan alegría y sedación

Alimentos ricos en triptófano son: el pollo y  el chocolate; aunque todo depende de la cantidad de azúcar en la sangre, de ahí que harinas y bebidas con mucha azúcar suplantan la tristeza, la angustia y el nerviosismo por alegría, sedación y felicidad.

 

Importancia del ejercicio físico y vida al aire libre

Además, la serotonina se acrecienta con el ejercicio físico y la vida al aire libre.

Sin que baje la serotonina se duerme mejor porque regula el  reloj interno del organismo.

 

·        Memoria y concentración

Por otra parte, prospera la  memoria, dado que este neurotransmisor contribuye a la concentración y a la capacidad de conservar los recuerdos. 

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios