Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
13 agosto 2013 2 13 /08 /agosto /2013 14:34

ENFERMEDAD PSICOLÓGICA HIKIKOMORI,

NUEVO FENÓMENO DE AISLAMIENTO SOCIAL

 

 

 

En los últimos tiempos ha aparecido un nuevo síndrome, iniciado en Japón y denominado Hikikomori, que afecta  ya en el mundo entero a jóvenes de ambos sexos, llevándolos a un aislamiento social voluntario que se prolonga por años.

 

Ellos manifiestan  su  rechazo a una sociedad globalizada; les  disgusta por mercantilista y consideran  que los maneja  como marionetas.

 

 

Hasta los 35 años; abandonan estudios, trabajo, vida social

 

El síndrome, también llamado “de la puerta cerrada”, “Social withdrawal” o “Syndrome du retrait social aigu”, atenta contra  ambos sexos, a partir de la adolescencia y hasta los 35 años aproximadamente.

 

Encierro en los dormitorios durante varios  meses o años

 

Los pacientes se encierran en sus dormitorios  por meses o años, con una media de cinco años, y los padres se ven sobrepasados  por su conducta.

 

 

·        Reacciones violentas, amenazas de suicidio

 

Si los progenitores procuran cambiar su comportamiento,  se tornan violentos y amenazan con suicidarse; la madre sobre todo es la que tiende a culpabilizarse, mientras la familia vive la situación como un fracaso y  la oculta por vergüenza.

 

En Japón ya hay más de 700 instituciones abocadas al tratamiento de este fenómeno.

 

Se observa otro comportamiento,  NEET, en el que los jóvenes mantienen su rechazo al estudio y al trabajo, como si rigiera en ellos la necesidad de tomarse un año sabático, aunque salen de su casa de vez en cuando.

 

El paréntesis largo y peligroso

 

La rebeldía ocupa un paréntesis largo que impide la proyección hacia el futuro; es anormal y peligrosa.

La gran mayoría de los perjudicados son varones.

 

No es psicosis

 Un hikikomori no tiene ningún síntoma psicótico. Se caracteriza por no entablar ninguna relación interpersonal, salvo con su familia, de acuerdo al psicólogo Tamaki Saito.

Sale del dormitorio para ir al baño o retirar alimentos (prefiere que se los dejen en la puerta de su cuarto o en un pasillo).

 

·        Hermetismo total, pasatiempos

En los casos más graves su hermetismo es total; deja de hablar con sus convivientes, y sus únicos pasatiempos son los videojuegos, la música, las películas, el Internet y los cómics o mangas.

 

Falta de higiene, basura en el dormitorio

 

Los jóvenes pierden interés por su apariencia e higiene personal. Es usual que su habitación se llene de  basura (restos de comida, envolturas, botellas, etc.).

Se incluyen en el término hikikomori a los individuos con fobia social o problemas de ansiedad social, originado por agorafobia, trastorno de personalidad por evitación o timidez extrema.

 

 

Sin amigos, duermen a lo largo del día

Es habitual que carezcan de amigos y que duerman a lo largo del día; optan por la TV o el ordenador en la noche.

 

Cómo reconocer el inicio del fenómeno

 

El aislamiento se inicia en forma gradual antes de que echen llave a su dormitorio.

Estos pacientes  a menudo se muestran tristes, tímidos, inseguros y cada vez hablan menos.

Pueden ser un objeto de burla en el colegio y éste es un detonante para el fenómeno que se traduce en odio y agresión.

 

Casos extremos

Los casos se destacan por una mayor gravedad, cuando los hikikomoris permanecen en sus cuartos muchísimas horas en una misma posición, con la vista puesta en un punto fijo y dando rienda suelta a su  imaginación.

 

Consecuencias en su salud mental

 

La ausencia extensa de contacto social ejerce efecto contraproducente en la mentalidad, con pérdidas de habilidades sociales y de los referentes morales necesarios.

Si tras su encierro, retornan a la sociedad por su propia voluntad, los enfermos deben afrontar una difícil  y peor reintegración  por haberse quedado sin años de estudio.

Temen que la gente descubra su pasado y se muestran vacilantes si se relacionan fundamentalmente con desconocidos.

 

Tratamientos

 

Desde el punto de vista oriental, corresponde sostener con los pacientes un contacto sin interrupciones por parte del médico, pero sin invadir su espacio, e ir reincorporándolos a la sociedad de forma muy progresiva con apoyo psicológico.

Los facultativos occidentales opinan que es precisa una actitud firme y directa que los conduzca a abandonar el enclaustramiento con una ayuda psicológica.

Fuentes y obras relacionadas:

Antonelli, Noelia, BBC Mundo

Merlina Meiler

Obras relacionadas

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios