Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
25 febrero 2012 6 25 /02 /febrero /2012 12:12


DESEO SEXUAL: INFLUENCIA DE MECANISMOS CEREBRALES

 

Y HORMONAS

 

La realidad biológica manda y hay mecanismos cerebrales que actúan en toda pareja y predeterminan sus actitudes; de ahí que a etapas de pasión pueden proseguir otras de orden crítico.

 

 

Programación cerebral y duración del amor

La duración del amor está fijada por un programa cerebral que acciona en favor de la supervivencia de la especie.

Esto explica, por ejemplo, que el  comportamiento amoroso se aboque a crear un clima propicio para que los progenitores permanezcan cerca de un hijo vulnerable.

 

 

Actividad  neuronal y córtex prefrontal

Pero, definitivamente,  en el ámbito sexual, el córtex prefrontal es el que  torna ciegos a la gente para reconocer los defectos de su pareja y la mantiene en un estado de deslumbramiento.

Aunque  concluida esta fase, los receptores pierden la sensibilidad.

En consecuencia, se dan las crisis, muchas veces en forma repentina, a raíz de que una persona halla en su pareja rasgos de la personalidad que no le gustan y que no había visto con anterioridad.

 

 

Síntomas de falta de deseo

 

  1. Apatía ante el coito.
  2. Desinterés por toda conducta sexual (masturbación, fantasías sexuales, material erótico, percepción del atractivo en personas que podrían constituirse en compañeros sexuales).

 

Secreción de hormona oxitocina

Si se le pide a un individuo que hable sobre un encuentro amoroso o buenos momentos que ha transcurrido con su pareja, secreta de inmediato más cantidad de oxitocina, una hormona que estimula la reorganización de circuitos cerebrales involucrados con el placer y su recuerdo.

La oxitocina asume un trabajo muy importante al comienzo de una relación amorosa y luego va disminuyendo su acción, con el paso del tiempo, y por varias razones: la presencia y cuidado de los hijos y la vida social y laboral.

Cuando baja en demasía esta excreción hormonal se llega a perder interés en la pareja.

 

 

 

Evolución de la pareja a lo largo de los años

El deseo y el amor surgen por una compleja construcción cerebral, no solamente por reacciones hormonales o instintivas.

Entran en juego dos cerebros con numerosas etapas de cuestionamientos y aprobaciones de mayor o menor grado.

 

A lo largo de los años en vida en pareja, los integrantes cambian, sin dejar por eso que indefectiblemente dejen de estar enamorados uno del otro.

 

 

 

·        Rupturas de cuestionamiento

No obstante, un miembro es posible que viva  “rupturas en el ciclo de cuestionamiento”, lo que significa que ya no responde como el otro espera y, entonces, nace la amenaza de una  crisis.

Esto significa que la persona deja de enviar las respuestas esperadas y que, por lo tanto, la crisis amenaza. Si logran entre ambos conservar una atracción mutua, se renuevan los aspectos que los apegan y superan las probabilidades de  romper la unión.

 

Rituales para escapar de la rutina

 

Para que el deseo prevalezca hay que “instalarse” positivamente en el cerebro del compañero, “reverdecer” los puntos en el cerebro del compañero y renovar aquellos que los sincronizan.

Es decir, los dos necesitan reorganizarse, reajustarse, dedicándole más tiempo a su par, lo cual se consigue mediante rituales que los refuerzan y los ayudan a escapar de la rutina.

 

 

·        Ritos aconsejables para comunicación positiva cerebral

 

Se pueden crear situaciones tales como una noche especial y/o efectuar un regalo al otro que se sepa que será de su agrado.

Esta creación de circunstancias exclusivas  debe acompañarse de músicas, velas; un clima, en definitiva que repercuta sobre el área sensorial de manera que aparezca una imagen positiva entre los  dos cerebros.

 

 

 

·        Evocar recuerdos felices predispone al placer

Se precisa que accionen los  neurotransmisores del cerebro.

Trabajos investigativos indican que la evocación de recuerdos felices predispone a que las zonas del placer tiendan al disfrute, mientras que se libera la oxitocina “entrando en el modo de la felicidad”.

Una noche íntima es factible provocarla a favor de la pareja mediante la vista de fotos viejas o el recuerdo de un viaje, una cena o una anécdota compartida y divertida, entre otras remembranzas.

 

 

Datos curiosos

Un estudio realizado en la Universidad de Cornell, en Nueva York informa que los seres humanos están programados para sentirse apasionados entre 18 y 30 meses; siendo el tiempo  suficiente para que la pareja se conozca, copule y tenga un hijo.

 
Los ovarios también producen testosterona, y cuando sus niveles son bajos, se da una disminución del deseo sexual.

El deseo de la mujer adulta gana en intensidad al del hombre adulto.

 

Fuentes: Boston Medical Group

Dr, Vincent Bataller Perelló, sexólogo, Vicepresidente y fundador de la AUEMS (Asociación Internacional para el estudio Multidisciplinar de la Sexología),

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios