Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
29 enero 2013 2 29 /01 /enero /2013 12:44

DEPRESIÓN: HALLAN NUEVAS CAUSAS Y ANUNCIAN

OTRAS VÍAS DE TRATAMIENTO

 

Mediante una técnica denominada optogenética, destinada al control de la actividad de las células nerviosas en el cerebro, y la aplicación directa de luz láser en los circuitos cerebrales, una reciente investigación reveló nuevas causas de la depresión, mientras que anunció la posibilidad de perfilar novedosas vías de tratamiento.

 

 

Demostración en ratones vivos

 

El hallazgo se publicó en la revista científica Nature, la que da cuenta de este trabajo que en forma paralela llevaron a cabo  científicos de California y Nueva York con una muestra de ratones vivos.

 

·        Cómo utilizaron la luz láser para validar nueva conclusión

 

Gracias a la optogenética,  los expertos utilizaron la luz láser únicamente orientada a los circuitos cerebrales individuales, accionándola con un simple interruptor.

 

Liberación de dopamina, control de estrés

La base del estudio fue el análisis de las neuronas que se ocupan de la liberación de dopamina, que es la señal química reconocida por su actividad positiva en el comportamiento de las recompensas.

Al examinar el desenvolvimiento de estas neuronas, los especialistas verificaron de inmediato cómo respondían los roedores al estrés.

 

Signos de depresión desaparecieron en segundos

 

El impulso de las neuronas dopaminérgicas, bajo la manera detallada en los párrafos precedentes, logró que los signos de la depresión en los ratones estresados desapareciese en apenas transcurridos unos segundos.

 

Por qué se produce la depresión

 

En principio la depresión se caracteriza por ser muy complicada.

Es así que en cada roedor se constató que esta enfermedad es producto de la falta de interés en las recompensas, la opción por el aislamiento de otros pares, y la ausencia de motivación para eludir circunstancias desagradables.

 

 

Cómo apuntalar la depresión

Pero la evaluación de la estructura y el cableado de los cerebros, incluyendo los circuitos de dopamina, dio cuenta que son significativamente similares en los seres humanos.

Por lo tanto, los procesos empleados bien pueden apuntalar los aspectos de la depresión humana, indica la labor investigativa.

 

Circuitos cerebrales fijan comportamiento y estado anímico

Aunque todavía existe una distancia para hacer lo mismo con la gente que con los ratones, el trabajo es trascendente  porque se descartó, finalmente, a  la  depresión como una derivación de la descomposición de elementos químicos en el cerebro, considerándola  una  consecuencia de circuitos cerebrales muy ceñidos a la vigilancia de aspectos propios del  comportamiento y estado de ánimo.

 

Circuitos cerebrales y emociones

En los últimos años se ha progresado mucho sobre el conocimiento de mecanismos de representación de las emociones en el cerebro. Estas contienen una parte inconsciente y automática, que se sustenta en los circuitos cerebrales que desencadenan respuestas corporales autonómicas y endocrinas, dirigidas a preparar el organismo para una conducta adecuada al estímulo que los provoca.

Por otro lado, el procesamiento de la corteza cerebral de estímulos con peso emocional, da lugar a la parte consciente de la experiencia emocional, al tiempo que modula las respuestas corporales que la acompañan.

Las interacciones entre ambos componentes son importantes en el aprendizaje y la valoración de las emociones.

Éstas juegan también un papel crítico en la regulación de las conductas de cobertura de  demandas internas (hambre, sed, sexo), fundamentales para la supervivencia del individuo y la especie.

 

 

Se podrá transformar la vida de los sujetos depresivos

 

El hecho de haber comprendido mucho mejor el complejo trastorno que es la depresión, se cree que hará muy factible el desarrollo de tratamientos más concluyentes y con menos efectos secundarios.

Como resultado, ahora comprendemos mucho mejor este complejo trastorno, remarcaron los especialistas.

Con suerte será posible desarrollar tratamientos mucho más definidos y con menos efectos secundarios desapacibles, añadieron.

Sin duda, confían en que se transformará la vida de las personas con depresión clínica.

Otra fuente consultada: Carlos Belmonte Martínez Doctor en Medicina. Catedrático de Fisiología y Ex-Director del Instituto de Neurociencias de Alicante, Universidad Miguel Hernández-CSIC.

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios