Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
3 agosto 2013 6 03 /08 /agosto /2013 08:19

CHÍA: BAJA DE PESO; ELIMINA DIABETES, COLESTEROL

Y ENVEJECIMIENTO DE PIEL

 

Las semillas de chía, originarias de México y ya impuestas de moda en Europa, se destacan por su alto valor nutricional.

 

·        Fibra, proteínas, antioxidantes, vitaminas, omega 3

Contienen amplia cantidad de  fibra, antioxidantes, calcio, proteínas y ácidos grasos omega 3.

Reúnen más nutrientes que otros alimentos comunes; disponen  de   vitaminas, minerales, y fitonutrientes.

Por lo tanto, son muchos los motivos por los que se aconseja su consumo.

 

Ayudan a perder peso; quitan aumento de azúcar en sangre

Entre su variedad de aportes a favor del organismo, se destaca su contribución para perder peso, dan saciedad a la persona que lleva una dieta de adelgazamiento y sin que se resienta su salud; todo ello a raíz de calificarse como “un superalimento”.

También impiden el aumento de azúcar en sangre. Son un  aliado valioso para los pacientes con diabetes, dada su capacidad para frenar rápidamente la conversión de carbohidratos en azúcares simples.

 

Mejoran el rendimiento de toda actividad física

Una cucharada de chía equivale a un batido de salmón, espinacas  y hormonas de crecimiento humano.

Estas propiedades, más la ya mencionadas precedentemente, han sido extraídas del libro “Born to Run” del corredor de maratones Christopher McDougall, quien al enumerar sus múltiples beneficios remarca  que son excepcionales para el rendimiento de actividades físicas intensas y, por ende, para los atletas.

 

Duplican proteínas de cualquier otra semilla; quintuplican calcio

 

Duplican proteínas en comparación a cualquier otra semilla; quintuplican el calcio de la leche entera y del boro: un mineral que  refuerza la absorción del calcio en los huesos.

 

Más potasio, antioxidantes y ácidos grasos esenciales

En relación a los plátanos o bananas, traen dos veces más potasio.

Triplican la suma de antioxidantes de los arándanos; igualmente, tienen tres veces más hierro que las espinacas y excelentes cuantías de ácidos grasos esenciales omega 3.

 

Magnesio, manganeso, cobre, niacina y zinc

Son una importante fuente de magnesio, cobre, niacina y zinc  y acopian vitaminas.

 

Contra colesterol malo; de fácil digestión

Son bajas en grasas saturadas y atacan el colesterol malo; de hecho, no poseen colesterol.

Las proteínas ofrecen todos los aminoácidos esenciales.

Resultan fáciles de digerir, sus nutrientes son rápidamente asimilados por el cuerpo.

No precisan ningún producto químico ni conservante para su mantenimiento y consumo; nunca se deteriora su valor nutritivo.

 

Previenen envejecimiento prematuro de la piel, problemas emocionales

Los antioxidantes previenen los perjuicios de los  radicales libres en el cuerpo, el envejecimiento prematuro de la piel y la  inflamación de los tejidos.

Por otra parte, se cree que permite afrontar problemas emocionales reduciendo sus efectos.

 

Salud cardíaca, evitan inflamaciones

Por su mismo peso la chía goza de más ácidos grasos omega 3 que inclusive el salmón y el lino, siendo asimismo muy importante para la salud cardíaca, al tiempo que actúa para soslayar inflamaciones de todo tipo.

Se ha verificado que los pollos alimentados con chía ponen huevos ricos en omega-3.

Lo mismo se ha constatado con gallinas; tanto en los huevos como en la carne porcina decrecen los ácidos grasos saturados amparando a los ácidos insaturados, más saludables.

 

Cómo hay que comer chía

Lo ideal es comerla siempre en su forma natural y no como aceite o suplemento. Los nutricionistas recomiendan una cucharada cada día para una alimentación sana.

En razón de que es muy alta en fibra; si se bebe agua, calma el apetito.

Se puede aplicar en salsas, panes, postres y batidos.

Su sabor es suave y agradable.

·        Mezclarla con agua

.

La forma más común es mezclar las semillas con agua, jugo o algún alimento líquido; en menos de diez minutos se absorben y elevan  su volumen entre nueve a 12 veces.

 

·        Su preparación

Si se quiere almacenar en una heladera, se deben mezclar 1/3 de una taza de semillas en dos tazas de agua y remover; luego dejar reposar la mezcla de 15 a 20 minutos hasta que se forme un gel.

Cuando se bebe en un solo día basta una cucharada de las semillas en una taza  con líquido y esperar que se constituya el gel antes de ingerirlas.

El gel se puede añadir a ensaladas y postres, o bien espolvorear las semillas directamente en las ensaladas o agregarlas a cereales, lácteos o sopas.

Combinadas con agua y jugo de limón se elabora la bebida denominada “chia fresca” que es conocida en México y América Central.

Frescas y comestibles

 

 

Estas semillas por su riqueza en antioxidantes se mantienen frescas y comestibles, jamás rancias; es posible almacenarlas  en seco durante cuatro años sin que se vea afectado su sabor, olor, ni capacidad nutritiva.

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios