Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
4 febrero 2012 6 04 /02 /febrero /2012 11:31

 

 

APTITUDES DIFERENTES EN CHICOS DE AMBOS SEXOS,

CÓMO ESTIMULAR SU INTELIGENCIA

 

Las niñas y los niños sostienen intereses desiguales. Ellas optan por reproducir en sus juegos situaciones de la vida cotidiana, hablan más y son mucho más reflexivas que los varones.

 

 

Niños: más impulsividad y actividades físicas de esfuerzo

 

Ellos son partícipes de ejecutar actividades físicas de gran esfuerzo ( la hormona  masculina testosterona los lleva a moverse en demasía); se rigen por impulsos y son energía pura.

 

 

Regiones cerebrales condicionan comportamiento, no inteligencia

La inteligencia en ambos sexos se desarrolla de distinta manera,  sin que por eso uno se destaque por ser más inteligente que el otro.

La evolución  de las regiones cerebrales de los niños es más lento que en las mujeres, pero sólo es un condicionante de comportamientos.

 

Diferencias en lenguaje, capacidad matemática

 

En cuanto al manejo del lenguaje, a las chicas les es más fácil la comprensión, la fluidez verbal y la interpretación de componentes no verbales, como tono y gestos.

Respecto a la capacidad matemática, a los chicos les es  más sencillo el razonamiento aritmético, las relaciones espaciales y el cálculo numérico.

 

 

Coordinación, destreza manual y memoria

En la coordinación, ellos demuestran más agilidad y rapidez para cumplir ejercicios físicos que involucran fuerza y movimientos amplios.

 Ellas dominan, en cambio, la motricidad fina, por lo que se afianzan en  una mayor destreza para las manualidades.

 

 

·        Ponerse y quitarse la ropa, atarse los zapatos

Algo interesante: las nenas aprenden antes a ponerse y quitarse la ropa y a atarse los zapatos.

En cuanto a la memoria, las niñas retienen de inmediato canciones, direcciones, etc. y su posibilidad de guardar recuerdos a largo plazo supera a los varones de su misma edad.

 

 

Influencia de convencionalismos sociales

A pesar de las distinciones de orden hormonal y cerebral, una gran cantidad de  investigadores coinciden en la relevancia de los convencionalismos sociales al momento de definir los comportamientos que se esperan en cada sexo.

 

 

·        Expectativas y atender a necesidades de cada uno

No todos los chicos y chicas se ajustan a las particularidades que se les adjudica  en general.

Si bien el trato con los menores debiera ajustarse a las necesidades individuales, las expectativas sociales son que los pequeños sean más activos y competitivos y ellas  más tranquilas y cooperadoras.

 

·        Ejemplos genuinos de los padres

Desde la temprana edad, las criaturas tienen que aprender que cada persona es diferente y que lo que hace no siempre responde a los patrones vinculados al sexo sino a su personalidad.

Consiguen comprenderlo especialmente a través de la experiencia cotidiana, al ver  cómo sus progenitores cumplen distintas tareas conforme a las circunstancias que se le presentan.

 

 

Cómo favorecer la inteligencia en los pequeños de cinco años

 

Para beneficiar el crecimiento de la capacidad intelectual -en ambos sexos- a partir de los cinco años, son útiles los siguientes procedimientos:

 

  • Conversar mucho con ellos, alentarlos a crear cuentos y enseñarles adivinanzas, canciones, poesías y trabalenguas.

 

  • Para que aprendan a organizar categorías, fomentarles los juegos del dominó y las cartas y la manera de emparejar y reunir los componentes.

 

  • Animarlos a construir bloques y puzzles.

 

  • Incitarlos a  llevar a cabo ejercicios físicos.

 

 

  • Estimularlos a efectuar actividades manuales: recortar, modelar y  dibujar.

 

  • Hacerles  recordar una lista de las compras, el número de  teléfono y dirección de su propia casa y  las fechas de cumpleaños.

 

Fuentes: ASES, Escuela Argentina de Psicomotricidad

Glenn Doman, fundador de los Institutos para el Logro del Potencial Humano y autor del libro ‘Cómo Enseñar a Leer a su Bebé

 

Crecer Feliz

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios