Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
2 noviembre 2012 5 02 /11 /noviembre /2012 10:00

ALCOHOLISMO: REVELAN QUE DOS FARMACOS

FAVORECEN UN TRATAMIENTO AMBULATORIO

 

Acaban de constatar que dos medicamentos,  acamprosato (Campral) y naltrexona (ReVia), utilizados para afrontar el alcoholismo en diferentes periodos de recuperación, consiguen buenos resultados con modalidades distintas de actuación sobre el cerebro.

Se han definido como el primer paso farmacológico propicio para el tratamiento de esta enfermedad.

 

 

Sin adicción ni malestar al mezclarlos con alcohol

Ambos fármacos no generan adicción ni tampoco provocan malestar si el paciente toma alcohol.

Se constituyen hoy en la primera opción válida para bebedores que quieren superar el alcoholismo sin internarse en establecimientos especializados.

 

Acciones de acamprosato y naltrexona,  síndrome abstinencia

 

Tras una revisión de 64 ensayos clínicos, científicos estadounidenses demostraron que el  acamprosato tiene efectos más positivos para mantener la sobriedad; en tanto, la naltrexona contribuye a disminuir el  consumo en exceso de alcohol y evita el síndrome de abstinencia.

 

Fueron analizados 11.000 pacientes que usaron una de esas dos medicaciones  o un placebo mientras asistían a sesiones de psicoterapia.

 

Mejores efectos

Los remedios brindaron mejorías en los participantes que habían abandonado el alcohol algunos días anteriores a la investigación, o bien ya se habían incorporado a un programa de desintoxicación.

 

·        Procesamiento de datos

 

Según el procesamiento de datos del  equipo de Natalya Maisel, del Sistema de Salud de Asuntos del Veterano de Palo Alto, Menlo Park, California, con el suministro de acamprosato se observó que de cada ocho  alcohólicos uno dejó de  beber.

Por otro lado, de nueve personas a las que se les administró  naltrexona, una retomó la bebida.

Un artículo al respecto fue publicado por los expertos en la revista Addiction.

 

 

Desenvolvimiento de la farmacología en el cerebro

 

Los especialistas en adicciones consideran que las derivaciones propias del uso de estos productos medicinales,  prestan un sentido determinado al  desenvolvimiento cerebral.

Así lo atestiguó el doctor Raymond Anton, director del Centro de Programas de Drogas y Alcohol de Medical University of South Carolina, Charleston.

 

 

Calma de la actividad cerebral

 

El acamprosato calma la actividad cerebral, es decir, estabiliza el cerebro alterado de quien  abandonó el alcohol.

Pero si el individuo recae en el transcurso de la toma de este medicamento, sería dificultoso  controlar  el síndrome de abstinencia.

 

Sistema de recompensas y refuerzo del cerebro

 

La naltrexona influye en el  sistema de recompensas y refuerzo del cerebro, de ahí que si un paciente bebe cuando ingiere el fármaco, se inhiben de todos modos algunas  sensaciones agradables  que crea  el alcohol, por lo cual  le impide que retorne a la bebida.

Obstaculiza de tal forma que  un sorbo no llega a convertirse en a recaída.

 

Cese de tentaciones

Asimismo, la naltrexona quita posibilidades a  los bebedores en recuperación que cedan a las tentaciones sociales, como sería el caso de los que pasan frente a una vinería o licorería; sus deseos se cortan destacó Antón, que no integró el trabajo investigativo.

 

Acompañamiento con psicoterapia

Añadió que se precisa profundizar las consecuencias de los dos productos, dado que serían “un primer buen paso” para enfrentar al alcoholismo junto con la psicoterapia, y especialmente serían indicados para la gente que no busca ayuda por el tiempo que implica la recuperación, ni dispone de dinero para destinar a un tratamiento intensivo en establecimientos de internación.

Aconsejó que estos enfermos recurran a médicos de su confianza con el propósito de que los informen sobre las iniciativas  farmacológicas.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios