24 septiembre 2009 4 24 /09 /septiembre /2009 13:36
MICROINFARTOS: ACTUAN SILENCIOSAMENTE Y CAUSAN CON LOS AÑOS TRASTORNOS COGNITIVOS


Cuando el tensiómetro marca entre 140/90 existe una predisposición al desarrollo de microinfartos, que afectan al 20% de los hipertensos, que podrían haberlos evitado en tanto hubiesen controlado la presión arterial en forma habitual.

"La presión  'normal' es la de 120/80. Ya cuando comienza a subir esa cifra, se considera que la persona está en prehipertensión, es decir, que se encuentra en la puerta de sufrir presión elevada y sus consecuencias en el futuro", explicó el cardiólogo argentino Alberto Ré.

Los valores elevados de presión arterial generan un peligro real al corazón, las paredes de las arterias, los riñones y el cerebro y, en los casos más severos, llevan a un accidente cerebrovascular o stroke. Este puede no ser fatal, pero suele dejar daños neurológicos muchas veces irreversibles como parálisis totales o parciales.

En cuanto a los mini accidentes cardiovasculares, el peligro de producirse existe ya a partir de una presión que se presenta a menudo entre 140/90; si la persona no se controla puede empezar a sufrir "pequeñas lesiones cerebrales que son silenciosas y no tienen expresión clínica", señaló el especialista.

Los microinfartos  obstruyen de a poco "pequeñas arterias, y con el pasaje de los años provocan trastornos cognitivos como pérdida de capacidad resolutiva, trastornos de conducta y pérdida de memoria", señaló Ré.



Causas y prevención

Los cambios en la elasticidad y espesor de las paredes de los vasos que irrigan el cerebro (que ocasionan, en última instancia, que se "tapen" y llegue poco oxígeno) tienen distintas causas como el abuso de la sal en las comidas, el tabaquismo, el alcoholismo, la diabetes, la obesidad y la falta de ejercicio físico, explicó el especialista.

El principal inconveniente es que en estos casos el paciente no sabe que sufre de microinfartos, ya que éstos no tienen ninguna manifestación clínica, no se muestran con síntomas visibles. "La resonancia magnética nuclear observa estas lesiones, pero ningún médico la va a diagnosticar por tratarse de un tratamiento de alta complejidad", sostuvo. Por eso "la única forma de prevenir es, por el momento, mantener la presión siempre por debajo de 140/90", agregó el doctor.

"Estos microinfartos predisponen a un infarto mayor. Por eso, se puede decir que las grandes complicaciones de la hipertensión se deben prevenir", concluyó el especialista.


Síntomas

Es un dolor torácico, generalmente retrosternal, que puede ser descripto como opresivo, quemazón o simplemente una leve pesadez, y que está motivado por la isquemia del miocardio. Este dolor o molestia puede irradiar o presentarse únicamente en el cuello, mandíbula, hombros, brazos, antebrazos, manos, espalda o epigastrio (región del abdomen que se extiende desde la punta del esternón hasta cerca del ombligo). 

Rara vez se presenta por encima de la mandíbula o debajo del epigastrio. La isquemia miocárdica (incapacidad de las arterias de suministrar oxígeno) se presenta en ocasiones con síntomas distintos de la angina como disnea, debilidad, fatiga o eructos. Estos signos son “equivalentes anginosos” y aparecen una puñalada en el pecho, mareo y malformacion en los ventriculos.

Es de suma importancia tener en cuenta las siguientes situaciones de alerta: la mediana edad y el consumo de cigarrillo obligan a la atención médica porque de eso surge el infarto luego de un entumecimiento del brazo izquierdo.

Compartir este post

Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios

Compartir este blog Facebook Twitter Google+ Pinterest
Seguir este blog