13 septiembre 2009 7 13 /09 /septiembre /2009 13:26

 

ESTREÑIMIENTO: CAUSAS, DIETA Y TRATAMIENTO PARA NIÑOS Y ADULTOS



El estreñimiento hace referencia a la ausencia de deposiciones regulares, duras, a la dificultad para expulsar las heces después de hacer fuerza durante más de 10 minutos y cuando esta situación se extiende más de tres días.


Los bebés que aún se alimentan exclusivamente de la leche materna pueden pasar 7 días sin defecar.


Los patrones normales de la regularidad intestinal varían ampliamente de una persona a otra y es probable que no todas tengan una deposición diaria.


Mientras algunas personas saludables presentan heces constantemente blandas o casi líquidas, otras tienen heces invariablemente firmes, pero sin problemas de evacuación.


Cuando las heces son duras, poco frecuentes y se requiere de un gran esfuerzo para evacuarlas, se padece estreñimiento. El paso de las heces de gran tamaño puede romper la membrana mucosa del ano, especialmente en los niños, lo cual es posible que cause sangrado y una fisura anal.




Causas   


El estreñimiento es originado generalmente por una dieta baja en fibra, falta de ejercicio físico, ingesta inadecuada de líquidos o demora para ir al baño cuando se presenta urgencia de defecar. El estrés y los viajes contribuyen al estreñimiento u otros cambios en las deposiciones.


Otras veces, la razón puede ser la presencia de enfermedades intestinales, como el síndrome del intestino irritable -que puede llevar de la colitis al estreñimiento, este último porque la comida se mueve demasiado lento en los intestinos-.


También lo provoca el embarazo, ciertas afecciones médicas (como la deficiencia de actividad de la tiroides o la fibrosis quística -acumulación de moco en los pulmones y tubo digestivo-), problemas de salud mental, trastornos neurológicos o medicamentos. Otros motivos más serios, como el cáncer de colon, son mucho menos comunes.


El estreñimiento en los niños se presenta si no están listos para el  uso del inodoro o le temen al mismo.




Dieta   


Los niños y los adultos deben consumir suficiente fibra: verduras, frutas frescas y secas, trigo integral, salvado y avena. Para obtener beneficios de la fibra, es muy importante incrementar la ingesta de líquidos que ayuda a eliminar las heces.



Para los bebés con estreñimiento:


    * de más de 2 meses: darle 60 a 100 g (2 a 4 onzas) de jugo de fruta (uva, pera, manzana, cereza o ciruela) dos veces al día;

    * de más de 4 meses: pueden consumir arvejas, legumbres, albaricoques, ciruelas, duraznos, peras, brevas y espinacas dos veces al día.




Tratamiento


El ejercicio regular es un factor muy importante. Quien se halla en una silla de ruedas o postrado en cama, debe -dentro de sus posibilidades- cambiar de posición con frecuencia, realizar ejercicios de contracción abdominal y de elevación de piernas. 



Son útiles los ablandadores de heces, como los que contienen docusato sódico; se pueden usar laxantes como el Psyllium para ayudar a agregarle líquido y volumen a las heces y supositorios o laxantes suaves, como la leche de magnesia líquida.


Los enemas o laxantes se deben reservar sólo para casos graves. Estos métodos deben utilizarse únicamente si la fibra, los líquidos o los reblandecedores fecales no suministran suficiente alivio.


NO hay que suministrar laxantes ni enemas a los niños sin preguntar antes al médico.




Cuándo consultar al médico



    * Estreñimiento súbito con cólicos abdominales e incapacidad para evacuar las heces o los gases (no se deben tomar laxantes y se debe llamar al médico inmediatamente).

    * Dolor abdominal agudo o intenso, en especial cuando está acompañado de distensión.

    * Sangre en las heces.

    * Estreñimiento alternando con diarrea.

    * Heces delgadas con aspecto de lápiz.

    * Dolor rectal.

    * Pérdida de peso inexplicable.

    * No se ha podido defecar aun habiendo tomado laxantes durante varias semanas y continuado una dieta apropiada.

  * Un bebé de menos de dos meses presenta estreñimiento y no tuvo deposición en tres días(si hay vómito o está irritable se necesita el médico de urgencia).

    * Un niño está conteniendo las deposiciones con el fin de resistirse a usar el baño.




Prevención   


Evitar el estreñimiento es más fácil que tratarlo, e implica un estilo de vida.


    * Consumir mucha fibra.

    * Tomar mucho líquido cada día (al menos 8 vasos de agua por día).

    * Hacer ejercicio regularmente.

    * Ir al baño cuando surge la urgencia y no esperar.




Fuentes: National Digestive Diseases Information Clearinghouse. Constipation page. 


Bleser S, Brunton S, Carmichael B, Older K, Rasch R, Steele J. Management of chronic constipation: Recommendations from a consensus panel. J Fam Pract. 2005 

Compartir este post

Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios

Compartir este blog Facebook Twitter Google+ Pinterest
Seguir este blog