Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
8 agosto 2018 3 08 /08 /agosto /2018 15:20

Más información proveniente de España refuerza con datos precisos la expansión de la contaminación del medio ambiente, con nuevas y frecuentes enfermedades

Un último estudio no difundido por los medios monopólicos de la Argentina midió la calidad del aire en la ciudad de Buenos Aires de dos componentes tóxicos en las proximidades de jardines maternales, escuelas primarias y hospitales pediátricos. Los resultados alarman. Uno de los componentes sobrepasó en un 31% los límites fijados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otro considerado venenoso los superó en un 72%.

Los tóxicos se hallan en la polución del aire porteño, en su mayoría provenientes de caños de escape de colectivos y camiones, por el uso de derivados del petróleo como el gasoil, los que fueron medidos en cinco barrios.

 

Los tóxicos

Son dióxido de nitrógeno (NO2) y el Material Particulado 2.5 (PM2.5).” … el 31% de todas las mediciones de NO2 violan los límites de la OMS y peor aún sucede con el caso del PM2.5, materia que podemos considerar venenosa por sus graves efectos a la salud y que en el 72% de las mediciones superó los límites.”, precisó textualmente la organización ambientalista Greenpeace en un documento donde remarca que son altamente nocivos para quienes transitan las zonas evaluadas.

 

Más preocupa aún, según el Ing. Boltz, coordinador de la campaña, que el sistema de medición de calidad del aire del gobierno porteño es insuficiente, dado que cuenta con solo tres estaciones de medición, mientras que ciudades tan grandes como CABA en Latinoamérica tienen 10 o más. Además, Buenos Aires no mide contaminantes como PM 2.5 que representan un alto riesgo para la salud.

 

Qué dice la OMS y los barrios porteños más perjudicados

La OMS establece el límite de exposición crónica a PM2.5 de 10 ‎µm/m3 promedio anual. En CABA, los valores superan hasta tres veces esta cifra. Los parámetros más altos fueron registraron por Greenpeace en el Barrio de Balvanera, a una cantidad de 35.6 ‎µm/m3. en los alrededores de la Escuela Infantil N°5, Distrito Escolar 2, donde también funciona la Escuela Primaria número 16 Presidente Mitre.

 

En la Recoleta, la puntuación llega a los a los 22.2 ‎µm/m3 cerca del Jardín Integral Nucleado C, donde también funciona la Escuela Primaria N° 1; en tanto en el barrio de Constitución el aire medio en el Hospital Pediátrico Dr. Elizalde, ex Casa Cuna, es de 18.04 ‎µm/m3.

 

Los daños de respirar en Buenos Aires

 

Respirar en la ciudad de Buenos es una amenaza en aumento contra los ciudadanos sin que el gobierno de la Ciudad tome medida alguna, cuando bien se sabe que 7 millones de personas en el mundo mueren por la contaminación del aire (tal cual indica la OMS).

La gobernación de la Ciudad de Buenos Aires obvia estos datos, insensible a la salud de los habitantes, cuando la inhalación permanente de PM2.5 ocasiona enfermedades respiratorias como el asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), cáncer, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares (ACV).

Greenpeace en un comunicado pide a las escuelas que le soliciten el kit de medición al 0810-888-4733 para constituir una nueva investigación con la participación ciudadana junto al Instituto de Química Física de los Materiales, Medio Ambiente y Energía (INQUIMAE) de la Universidad de Buenos Aires.

 

Nuevas enfermedades emergentes por el deterioro del medio ambiente

Por su parte la Universidad Complutense de Madrid informó sobre nuevas enfermedades que antes afectaban más a la población de mayor edad -a partir de los 70 o 75 años- pero que ahora avanzan en forma más virulenta entre las personas más jóvenes, incluso en la franja de entre los 30 o 40 años”.

 

“Se vinculan con lo que comemos, bebemos o respiramos en el interior de nuestras casas, así como en el exterior y con productos para la limpieza, que conllevan multitud de sustancias potencialmente tóxicas causantes de una serie de patologías… indicó Pilar Muñoz Calero, experta en Medicina Ambiental, presidenta de la Fundación Alborada e impulsora de la Cátedra de Patología y Medio Ambiente de la citada casa de estudios.

 

Apuntó que se están dando enfermedades hasta ahora desconocidas como la fibromialgia, síndrome de cansancio y de autosensiblidad y otras más frecuentes autoinmunes, que ocasionan que el sistema inmunitario ataque a las células sanas, dando origen al Alzheimer, el Parkinson, el asma, la hipertensión, el cáncer y alteraciones hormonales en general”.

 

Pesticidas y cambios hormonales

 

La especialista involucró a los pesticidas con cambios hormonales. La multitud de sustancias pesticidas en sí mismas no son tóxicas, sin embargo, entrarían dentro del grupo de alteradores hormonales, es decir, sustancias que pueden causar cambios en el ADN.

Los cambios hormonales producen “problemas con los estrógenos que están vinculados con el cáncer de mama o de próstata y muchas de las sustancias que los provocan se encuentran en los plásticos o los ftalatos de algunos pesticidas”.

 

Otras enfermedades como las que afectan al área central de la retina del ojo, “son patologías que se padecían en edades bastante tardías y, sin embargo, se están adelantando en la edad, aparte de aumentar la frecuencia y la incidencia en su aparición”.

  • Estrógenos

 

Asimismo, en el organismo de los seres humanos, “los receptores de estrógenos no saben diferenciar los que son naturales de los que no lo son e incitan muchos problemas relacionados con enfermedades tiroideas. Hay algunos tóxicos en el entorno, como pueden ser algunos productos o sustancias que se utilizan como productos ignífugos que se utilizan en las viviendas, y que muchos de ellos se han hecho ya obligatorios porque son retardantes de llamas”.

 

El cuerpo no puede asimilar los compuestos de estructura química

Todas estas sustancias que se llaman xenobióticos (compuestos de una estructura química que no existen en la naturaleza, sino que han sido desarrolladas por el hombre en un laboratorio) “son las que el cuerpo no las puede asimilar, por lo que sí tendremos que cuestionarnos, plantearnos y preguntarnos qué está haciendo todo esto en el organismo”.

Se trata de sustancias “que no pertenecen a la vida y que el cuerpo no las puede convertir en proteínas, hidratos de carbono o en lípidos, sino que de alguna manera el organismo las intenta eliminar y, de lo contrario, lo que hace es acumular simplemente su información”.

 

Remarcó Muñoz Calero “Ante esta barbaridad que se está cometiendo de una emisión tan inmensa de sustancias potencialmente tóxicas que están en el mercado, de las que incluso cada día aparecen nuevas, se tendría que hacer algo que proteja a la ciudadanía ofreciendo más información, además de pedir y exigir que haya reglamentos más severos.”

 

“Hay muchísimas enfermedades sobre todo que están motivando un envejecimiento precoz debido al estrés, pero no solo al estrés del trabajo como todo el mundo piensa, sino que es un estrés metabólico y oxidativo al estar en contacto con esta cantidad de sustancias oxidantes”, indicó la médico medioambientalista.

 

“Lo que realmente están estimulando estas sustancias es una alteración que hace que tengamos una preponderancia de todos los procesos inflamatorios degenerativos y crónicos, así como de hipersensibilidad que caracterizan todas estas patologías”, concluyó Pilar Muñoz Calero.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Presentación

  • : tosomarcelainfosalud-sofia.over-blog.es/
  • : informaciones sobre salud actualizadas en el ámbito argentino e internacional más polìtica vinculada a la salud en la Argentina salud
  • Contacto

Enlaces