Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
12 abril 2015 7 12 /04 /abril /2015 12:40

Un gran porcentaje de la población mundial, desafortunadamente, padeció o padece de mala praxis o negligencia médica. Los casos van desde errores en la prescripción para el consumo de medicamentos hasta equivocaciones de los facultativos en el diagnóstico y consecuente tratamiento.

Las equivocaciones en que pueden incurrir los profesionales médicos, es factible que conduzcan al avance de una enfermedad, complicaciones difíciles de remontar, e incluso ocasionar la muerte del paciente.

Sólo en ciertas oportunidades, la negligencia es detectada a tiempo por el enfermo y/o su familia por desconocimiento de los términos y procedimientos médicos; por lo tanto, no saben afrontarla ni cómo efectuar las demandas pertinentes, aún cuando quedan a la vista lesiones y pésimas consecuencias directas. Los perjuicios suelen ser múltiples.

Cómo llevar adelante una demanda legal:

Daños económicos. Las legislaciones a nivel mundial prevén –conforme a sus respectivas reglas- que es posible recuperar la cantidad de dinero necesaria para recobrar la salud; incluyen las pérdidas económicas como los costos de atención médica para acabar con la negligencia, acceder a una rehabilitación y rescatar el dinero invertido para que el enfermo fuera atendido en su momento con eficiencia.

Más aún, legalmente, corresponde una demanda si se prueba que el paciente por mala asistencia se torna incapaz de regresar a su trabajo y/o estudio habitual.

• Deterioros de carácter no económico. Si bien en algunos países no existe una norma de cálculo de compensación razonable, la demanda legal a quien concierne no debe demorarse en situaciones de sufrimiento mental y emocional, quebranto físico, molestias, desfiguración, pérdida del disfrute de la vida, ruptura de relación conyugal, entre otras.

• Muerte injusta. Los familiares deben ser indemnizados económicamente por el establecimiento sanitario y/o profesiones intervinientes si produjeron la muerte injusta de un ser querido.

La indemnización abarca gastos médicos y funerarios, los ingresos que aportaba el miembro de la familia, y las contribuciones que el fallecido hubiera hecho a manera de contención, ayuda, asesoramiento, protección, compañerismo, etc.

• Punitorios. Es una obligación moral exigir el castigo a un demandado y disuadir a otros de un comportamiento similar. Una actuación legal en este aspecto, es imposible de soslayar, en tanto el demandante demuestre que el acusado actuó con fraude, malicia, dolo o conducta lasciva.

La restitución económica en todos los órdenes mencionados depende de las leyes de cada país.

Documentación que se precisa para iniciar una demanda

• Copias de expedientes médicos que indiquen que se ha recibido tratamiento, como recetas médicas, análisis, y cuanto aporte a la causa.

• Si se va a juicio, hay que convocar a un profesional médico como testigo, quien debe demostrar que la atención se ha desviado del estándar de cuidado, dando lugar a lesiones como resultado directo de negligencia.

• Seleccionar un abogado abocado a negligencia médica con experiencia, educación y reputación. La primera consulta es generalmente gratis para discutir si el caso merece la intervención legal. El abogado no debe cobrar ninguna cuota hasta que la demanda por negligencia se decida a favor del demandante.

Si el caso garantiza una indemnización, no hay que dudar en efectuar la acción legal; si los antecedentes aportados no son suficientes o el caso no lo amerita el paciente y/o la familia debiera dar marcha atrás porque el proceso legal en sí es muy costoso.

• Si se arriba a un acuerdo con la compañía médica o con el médico que actuó inexactamente, se firma un documento legal que impide la demanda en el futuro por las mismas lesiones; hay que asesorarse muy bien antes de firmar, es decir, evaluar si es la decisión correcta y la que más beneficia.

Fuente: Dr.Bruce Fagel, abogado defensor y médico con licencia, experimentado en manejo de casos de negligencia médica.

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios