Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
1 noviembre 2014 6 01 /11 /noviembre /2014 13:23

Científicos de la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas (USC). Eva-Maria Nordström, Jonathan Stoltz y Ann Dolling, realizaron un proyecto de investigación que ha concluido que dar paseos en bosques con árboles añosos y altos aporta beneficios a las personas estresadas; mejora su ánimo y su salud en general al permitir su recuperación de las enfermedades vinculadas con el estrés.

Efectos confortantes, síndrome de fatiga crónica

El estudio demostró que un ambiente boscoso reúne un valor específico con efectos confortantes, al extremo de que se rehabilitan notablemente los pacientes con síndrome de fatiga crónica.

Características de la investigación y resultados

Se evaluaron a individuos que habían sido derivados a una clínica de estrés por el síndrome de fatiga crónica.

Todos recibieron un programa de rehabilitación grupal de nueve meses con terapia cognitiva-conductual (TCC).

En tanto, la mitad de ellos estuvo dos veces por semana- en el transcurso de tres meses- en uno de los ocho ambientes diferentes de varios bosques; el resto permaneció en el grupo control.

Ambientes forestales abiertos y lagos

Los ambientes forestales abiertos ejercieron una elevada atracción en la mayor cantidad de visitantes, y fueron recorridos con más frecuencia los bosques ubicados junto a lagos.

El bienestar mental aumentó como consecuencia de aspectos tales como hallarse en espacios abiertos, disponer de lindas vistas y gozar de tranquilidad ambiental.

• Paz, sensación de libertad

Los bosques brindaron paz y quietud sin preocupaciones y la gente experimentó una sensación de libertad, declararon Dolling y Nordström.

Combinar visitas a los bosques con rehabilitación cognitiva

Un bosque ejerce un efecto positivo, aunque no es suficiente para rehabilitar a pacientes con síndrome de fatiga crónica.

Es una contribución para la calidad de vida; pero hay que combinar las visitas a él con rehabilitación cognitiva, ya que esta modalidad de tratamiento mejoró el estado también del grupo control.

Importancia de edad, altura y densidad de las arboledas

Los expertos destacaron que una arboleda más o menos densa, con árboles de más de 70 años, y por lo menos 16 metros de altura (52 pies), son los que más ayudan a la salud.

Eva-Maria Nordström realizó pruebas con una herramienta de planificación llamada Eureka, para determinar cuál sería el costo de adaptar un bosque con fines de rehabilitación.

Los resultados mostraron que una administración estándar sería suficiente para mantener los bosques de manera que puedan ser utilizados en la rehabilitación, y con sólo una pequeña disminución del valor actual.

“Necesitamos hacer dos cosas: preservar y crear buenos bosques, mientras sean usados para producir madera debería admitirse que ellos prolonguen su vida y que envejezcan antes de ser talados. La densidad podría modificarse podándolos para que no se conviertan en demasiados densos”, sostuvieron Dolling y Nordström.

• La rehabilitación

Los investigadores dijeron que no es imposible conservar entre un 6 y un 18 por ciento de los bosques de Suecia y destinarlos a la rehabilitación, en razón de que implicaría una pérdida económica de apenas entre 0,1 al 1,6 por ciento del valor actual.

Habría que trabajar para que los árboles crezcan durante largos años, mantenerlos menso densos y multiplicar su cantidad.

La grandeza que encierran las pequeñas cosas

Por otra parte, y siguiendo la propuesta de Estocolmo, el Instituto de Ciencias de la Felicidad se refiere a cinco acciones para iniciar cambios importantes en la vida, sin estar pendiente del calendario.

Para esta institución cada día debe ser aprovechado para aumentar la salud, el bienestar y hasta ganar felicidad.

• Acciones

Levantarse cada mañana 10 minutos antes

Se evita el estrés y el mal humor, desayunando con calma, conversando con la familia y deseándoles “buenos días” sin “andar a las corridas.”

Meditación de tres minutos

Si se reservan por lo menos tres minutos diarios a depositar la atención en los pensamientos propios y emociones, los problemas se enfrentan con más perspectiva y objetividad, apertura y aceptación.

También se recomienda agradecer cuanto se tiene, visualizar el nuevo día y prepararse así a encarar objetivos y planes de mediano y largo plazo, solamente pensando antes de reaccionar.

Realizar un pequeño acto de bondad

Las autoras de “La promesas de una felicidad sostenible”, Sonja Lyubomirski y Julia Boehm, indican que pequeños gestos de bondad y amabilidad incrementan el propio bienestar.

No se precisan grandes actos, basta por ejemplo con lavar la vajilla para que otro miembro del hogar no se ocupe de hacerlo.

En los hogares y en el trabajo se necesita recuperar la cortesía, regalar una sonrisa, o ser amable como anticiparse a abrirle la puerta a alguien para que pase antes que uno.

Agradecer

El bienestar subjetivo se obtiene en reconocer lo que se ha recibido, apreciarlo y agradecer, no importa el valor material.

La gratitud crece cuando uno reconoce que recibió algo sin merecerlo y colabora a cambio en un proyecto ajeno, retribuye con otro regalo y sin olvidar el pequeño detalle de ser amable.

Dialogar consigo mismo

Con la actitud de pensar se consigue el logro de propósitos y se construye una mejor versión de sí mismo. Hay que aprender a observarse y a explicarse éxitos y dificultades, identificarse como protagonista, nunca como víctima de la propia vida. Así se abren las puertas para las metas trazadas.

El tango

Por último, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos publicó que bailar el tango argentino se asemeja a la meditación para tratar la depresión y el estrés. Un estudio que cita dicha Biblioteca manifiesta que este tipo de baile libera recursos mentales.

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios