Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
18 octubre 2014 6 18 /10 /octubre /2014 14:35

Ningún país del mundo sirve como ejemplo en el abordaje integral de las adicciones, cuando éstas traen aparejados otros trastornos mentales.

Se sabe que siete de cada 10 adictos padece también una o varias perturbaciones psíquicas.

Sin embargo, un tratamiento integral no es contemplado por la Organización Mundial de la Salud, ni se halla incluido en el último Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (denominado DSM5, que es como una biblia de la Psiquiatría).

Qué es el síndrome de la puerta equivocada

Se caracteriza por una patología dual; una misma persona consume sustancias psicoactivas, pero también sufre afecciones mentales, que generalmente -y pese a su magnitud- parecen invisibles.

Pacientes adictos y enfermedades psiquiátricas

De acuerdo con las estadísticas mundiales, alrededor del 70% de los individuos adictos cuenta con una alteración psiquiátrica, y a la vez se calcula que cerca del 51% de gente afectada por una enfermedad de orden mental abusa de sustancias, entre ellas incluido el tabaco.

En la mayoría de los casos, los tratamientos ignoran la doble afección; de ahí que no resultan eficaces para la recuperación de la salud.

Receta de altas dosis de psicofármacos

Si un médico tiene a un paciente con esquizofrenia y adicto a drogas, no suele aplicar una terapia que le permita el abandono de estas últimas; entonces, los remedios que le prescribe interfieren en su tratamiento antipsicótico y acaba precisando dosis mucho más altas, las que le producen efectos secundarios y, finalmente, es habitual que el enfermo deje de tomar la medicación.

Esta explicación fue fundamentada por una de las expertas más reconocidas en el mundo en esta materia, Nora Volkow, directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) e integrante de los Institutos Nacionales de Salud de EEUU.

• Fracaso de la terapia

Si se deja de lado el trastorno mental que subyace en un adicto, el fracaso de la terapia es casi seguro, sostuvo la experta.

  • Ansiedad y 80% de alcohólicos

Asimismo, citó como ejemplo a las personas con ansiedad, en quienes crece en un 80% el peligro de caer en el alcoholismo; los profesionales al atacar solamente la ansiedad, pierden la batalla contra este estado que las lleva a beber con exceso.

El tratamiento debería incluir la problemática de la dependencia a las sustancias, remarcó Volkow.

Si no se presta atención a los cambios cerebrales que explican la conducta adictiva del paciente, la adicción permanece y puede llegar a convertirse en una enfermedad crónica.

La adicción no es una debilidad de carácter ni un vicio

Formuló la especialista sus críticas al afirmar que sigue existiendo equivocadamente un enfoque conservador que califica a la adicción como producto de una debilidad de carácter o vicio, cuando reafirmó que responde a una enfermedad cerebral y mental.

Desajuste cerebral, factores neurobiológicos, ambientales, genéticos

Sin embargo, ya en los años ochenta se verificó que los adictos presentan un desajuste cerebral que impide el buen desempeño de las áreas cerebrales que se ocupan de controlar los deseos.

Este desajuste imposibilita el dominio de los impulsos y en ello intervienen trastornos mentales y/o factores neurobiológicos, ambientales y genéticos. La ciencia médica sabe que hay diferencias genéticas que fijan que un sujeto sea más vulnerable que otro.

Particularidades cerebrales constatadas

Las particularidades cerebrales detalladas precedentemente, han sido constatadas en gran parte por investigaciones de la doctora Volkow, pionera en el estudio de imágenes cerebrales para percibir las propiedades adictivas y la toxicidad a causa de las drogas.

Documentó los trastoques –por el uso de drogas- en el sistema de la dopamina y que actúan en perjuicio de las regiones frontales del cerebro relacionadas con la motivación, el impulso y el placer, y que ocasionan entre otras lesiones la disminución de la dopamina.

• Rehabilitación

A partir de los hallazgos de que la drogadicción es una enfermedad del cerebro, se da un problema médico que puede ser tratado y rehabilitado, como otras enfermedades cerebrales , tal cual la epilepsia, añadió la científica.

Patología dual, hospitalización y complicaciones

Pese a las evidencias científicas, los consensos profesionales continúan excluyendo la patología dual del catálogo oficial de enfermedades psiquiátricas, por lo que los afectados siguen sin tener una puerta abierta que les brinde una asistencia integral, correcta y eficaz.

En este sentido, Néstor Szerman, jefe de servicio de Salud Mental en el Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, indicó que un tratamiento que solo se dedique a un aspecto, conduce a que la doble enfermedad mental se alargue y complique, con el riesgo de recaídas, hospitalización, violencia, complicaciones médicas y encarcelación.

Adicción y destrucción de la vida familiar

Nora Volkow fue contundente al señalar que la ausencia de diagnóstico y tratamiento de adicciones crean una alta morbilidad y mortalidad, sumándose el sufrimiento de la familia y allegados del paciente.

De todas las enfermedades dijo que la adicción es la que más destruye la vida familiar.

En cambio, la integridad en la atención hasta disminuiría los costos de duplicidad de servicios médicos.

Dolor crónico, bipolares, depresivos y drogas

Es una realidad que en quienes se presenta un dolor crónico prevalezca de forma elevada la tendencia a utilizar drogas.

Según la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD), más del 60% de personas bipolares es adicta a sustancias; el 30% de gente depresiva; y el 80% que sufre ansiedad, la que además sobrelleva dificultades específicas con el alcohol.

El tabaco y la marihuana son las sustancias que más adicción producen.

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en salud
Comenta este artículo

Comentarios

jose francis 10/30/2014 00:02

Muy buen aporte,
con excelente informacion.
Muchas Gracias por compartir

Marcela Toso 10/30/2014 13:05

Agradezco José el interés demostrado por mi artículo, atentamente. Marcela Toso