Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
22 septiembre 2014 1 22 /09 /septiembre /2014 14:30

Algunas bacterias en el estómago pueden ser causa de ansiedad y depresión según un artículo publicado en el New York Times por Michael Pollan, quien aduce que existe una valiosa variedad de investigaciones que lo atestigua.

Se verían contaminados diariamente los intestinos y las emociones, ha informado por su parte Martin Blaser, director del proyecto Microbioma humana en NYU al referirse a los microbios.

Conexión cerebro con estómago

Se da una conexión bidireccional entre el cerebro y el estómago y por esta razón se ven impactados los sentimientos con facilidad, también se lee en la revista digital Salon.com.

Nervio vago, intestino y emociones

El intestino humano se comunica con el cerebro a través del nervio vago.

En el interior de las entrañas está el "sistema nervioso entérico" (ENS), al que se le asigna suma importancia al punto de ser reconocido por la ciencia médica como un "segundo cerebro".

Este concepto es sostenido por Premysl Bercik, profesor asociado de gastroenterología en la Universidad de McMaster y científico vanguardista de la investigación entre los intestinos y las emociones.

Flora intestinal

La flora intestinal es imprescindible para la salud; se halla en el sistema digestivo, sobre todo en el tubo digestivo, colonizada por bacterias vivas sanas, que se conservan en este estado en tanto se llevan adelante hábitos saludables de vida y una dieta equilibrada.

• Funciones

Entre las diversas tareas que cumple la flora intestinal, las principales son: ayuda a digerir y absorber alimentos y nutrientes, incrementa la resistencia del organismo a las infecciones y obstaculiza el crecimiento de bacterias que provocan trastornos de tránsito en el ámbito de los intestinos.

Para que la comunidad bacteriana se conserve en buen estado, hay que cuidar la flora intestinal.

• Recaudos

Mantener hábitos saludables de vida. Seguir una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras frescas. Comer alimentos que se destacan por su riqueza en fibra. Incluir en las comidas alimentos probióticos. Tomar a diario entre 1,5 a 2 litros de agua. No excederse en el consumo de proteínas de origen animal y acostumbrarse a combinarlas con vegetales. Lavarse bien las manos antes de comer y después de ir al baño.

Cuando la flora intestinal se descuida, consecuencias

Sin adoptar las recomendaciones citadas precedentemente, se afectan los intestinos, su flora y la salud en general.

Entonces, aparecen gases y flatulencias, inflamación abdominal y estreñimiento, siempre a raíz de la alteración que sufre el sistema digestivo.

• Sistema inmunológico, gripe, resfríos

Se añade un debilitamiento del sistema inmunológico y las personas cuentan con mayor predisposición para contraer mucho más rápido gripes y resfríos.

Alimentos que benefician

La flora necesita ciertos productos naturales, tales como: • Yogur Es leche fermentada con amplia cantidad de microorganismos beneficiosos. Brinda nutrientes esenciales como proteínas de suma calidad, minerales ( calcio y fósforo), y vitaminas (A y D).

• Probióticos

Disponen de bacterias vivas y ácido láctico; favorecen a la flora y fortifican al sistema inmunitario.

• Prebióticos

Propician el crecimiento bacterial en el colon y su actividad. Diferencia entre probióticos y prebióticos La Organización Mundial de Gastroenterología, define a los probióticos como microorganismos vivos que deben incorporarse en cantidades adecuadas.

Son bacterias o levaduras encontrados en alimentos, medicamentos o suplementos dietéticos.

Uno de los probióticos más difundidos es el yogur.

Por regla general los prebióticos son hidratos de carbono, uno de los más valiosos es la lactulosa( azúcar compuesto por azúcares naturales: fructuosa y galactosa); igualmente, la fibra alimenticia y la inulina.

Se usan en la industria alimentaria como sustitutos de azúcares y grasas y mejoran la propiedad de galletas, mermeladas y pan.

Los alimentos aconsejados de este tipo son miel cruda, legumbres y frutas.

Otras fuentes consultadas: Gibson GR, Roberfroid MB. Dietary modulation of the human colonic microbiota: introducing the concept of prebiotics. Natursan.net.

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en salud
Comenta este artículo

Comentarios