Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
1 septiembre 2014 1 01 /09 /septiembre /2014 14:45

Frutas y verduras a favor del sistema respiratorio y contra cáncer mamario

Las frutas reúnen una enorme cantidad de vitaminas y minerales que estimulan el sistema inmunológico.

Su consumo favorece el funcionamiento respiratorio y pulmonar; en su mayoría, son antioxidantes y evitan que se perjudiquen las células por los radicales libres y las contaminaciones del medio ambiente.

En las adolescentes reduce el riesgo de padecer cáncer mamario en un futuro.

Cítricos, asma

Con muchísima vitamina C, previenen la inflamación pulmonar.

Las naranjas, pomelos, mandarinas, limones y limas son antiinflamatorias y en casos de asma disminuyen la hinchazón de los tejidos pulmonares.

Si los fumadores ingieren de una a dos de estas frutas cada día, bajan el peligro de caer en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), o bien ésta no avanza.

Naranjas y tabaco, tos

Las naranjas optimizan el desempeño de los pulmones y, especialmente en adultos jóvenes adictos al tabaco, mejoran la tos matutina y la tos crónica.

Pomelo, células mucosas vías respiratorias

Tiene vitaminas A y C. Más del 70% de la dosis diaria necesaria de vitamina A la proporciona una taza de gajos de pomelo.

Conserva el bienestar de las células mucosas de las vías respiratorias y el tracto digestivo.

Melón Cantalupo

Muy rico en vitaminas A y C es imprescindible para una excelente actividad de las defensas del organismo, mientras que fortifica el sistema pulmonar.

Una taza de melón posee dos tercios de la suma que se aconseja diariamente de vitamina A en ambos sexos.

La vitamina A protege de microbios causantes de enfermedades; es esencial para que no se propaguen infecciones.

Se la recomienda sobre todo a los mayores de 65 años para su sistema inmunitario.

Fresas

Con una alta fuente de vitamina C, las fresas en una taza suman el 100% de la dosis que requiere el cuerpo.

Previenen la EPOC y permiten que los pulmones se desenvuelvan sin inconvenientes.

Tomates y manzanas

Tres tomates o cinco manzanas a la semana, aumentan la capacidad pulmonar y reducen las sibilancias.

Los fitoquímicos en las cáscaras son antioxidantes y resguardan las vías respiratorias de irritantes externos y tabaco.

Adolescentes y riesgo mamario

La enfermedad mamaria en la adolescencia y la juventud suele ser benigna pero predispone a contraer cáncer de pecho con el paso de los años.

Las frutas y verduras en la adolescencia contrarrestan esta probabilidad.

Existe una interrelación entre ciertos antioxidantes y el cáncer no peligroso en adolescentes, según un estudio encabezado por Caroline E. Boeke, del Hospital de Brigham y las Mujeres en Boston.

Los vegetales son protectores.

  • Mediana edad

El riesgo de cáncer de mama se intensifica en la mediana edad.

Verduras coloridas

Se ha observado que las adolescentes que comen verduras coloridas –cuando su tejido mamario se halla en desarrollo- evitan la aparición de la enfermedad benigna diez años después.

No obstante, en una proporción de 1,5 y 2 veces se da el cáncer de mama benigno con una exposición manifiesta a generar uno maligno.

  • Resultados del examen

La investigación consistió en cuestionarios alimentarios aplicados a cerca de mil adolescentes en años consecutivos sin interrupción.

En principio, ellas contaban con 12 años de edad. Entre los nueve y 14 debieron comunicar si se les había diagnosticado un cáncer mamario benigno.

Las participantes se dividieron en cuatro grupos tomando en consideración la cantidad de alimentos ricos en carotenoides que habían consumido en la adolescencia.

  • Betacoreno

El grupo que comió menos betacaroteno (un tipo común de carotenoide) fue casi dos veces más proclive a que le diagnosticaran la enfermedad, publicó Pediatrics.

Tan solo si se lograra una reducción aún menor al 50 por ciento, ya arrojaría un éxito impresionante, sostuvo Cynthia Thomson, del Centro de Oncología de University of Arizona, Tucson.

  • De 1000 mujeres, 122 con cáncer

Lo cierto es que únicamente 122 mujeres padecieron enfermedad mamaria benigna; una hipótesis que merece seguir siendo investigada.

  • Carotenoides

En este sentido, Dagfinn Aune, del Imperial College de Londres, quien no participó del estudio, afirmó que los carotenoides absorben los radicales libres y las células no se oxidan.

Añadió que inhiben el crecimiento celular y la capacidad de los tumores de formar vasos sanguíneos que los alimenten.

Otras fuentes consultadas: clínica de oncología médica Clinonco, en Sao Paulo, Brasil.

Bioguía

Compartir este post

Repost 0
Published by Marcela Toso - en Salud
Comenta este artículo

Comentarios